Una leyenda del Mallorca se sienta ahora (tras la destitución del Chapi Ferrer) en el banquillo del Iberostar Estadi (antes conocido como Son Moix). Pepe Gálvez Estévez, gran promesa de los años 90. El delantero balear pasó a la historia por ser el jugador más joven en debutar con el club mallorquín (a los 17 años), y destacó tanto como delantero que se rumoreó sobre su posible fichaje por el Barcelona. Al final lo compró el Valencia donde llegó a rozar un título de Liga con Luis Aragonés y también pasó por el Real Betis. Las lesiones le impidieron llegar al pódium de los mejores delanteros de su época.

Repasando la historia del Mallorca quizá Pepe Gálvez sea el mejor delantero fabricado en la cantera balear. Por Son Moix, el viejo y el nuevo, han pasado grandes delanteros como Amato, Dani, Eto’o, Tristán… pero ha tenido pocos killers mallorquines de alto nivel, quizá Víctor Casadesús y la gran promesa actual de Marco Asensio pueden ser lo más destacado. Gálvez es al menos el último gran delantero “made in Mallorca” que nos hizo disfrutar a los futboleros como pocos han hecho, un auténtico crack que tuvo muy mala suerte con su salud.

Gálvez Mallorca

Gálvez es una de las perlas más destacadas de la cantera del Mallorca en toda su historia

Las lesiones fueron el mayor enemigo de Pepe Gálvez durante toda su carrera. Desde sus inicios esa sombra le persiguió y le impidió escalar más alto como delantero de éxito. Los ojeadores nacionales no le quitaban ojo desde que empezaba a destacar en las categorías inferiores del Mallorca, y especialmente cuando comenzó a ser un fijo en las España sub17, sub18, etc, excepto en la absoluta. En los primeros clubes donde pasó se ganó el mote de “chupete” Galvéz porque era uno de los delanteros más jóvenes de las plantillas.

Los grandes clubes nacionales pronto se interesaron por ficharle y quien lo consiguió fue el Valencia. El delantero del Mallorca, a pesar de llegar desde la Segunda División, causó una gran expectación en Mestalla donde se le veía como una de las promesas más interesantes del fútbol español. El balear llegó con 19 años y vivió sus mejores temporadas vestido de blaquinegro. Con el Valencia llegó a lo más alto en su carrera deportiva, especialmente en el curso 94-95 cuando el equipo dirigido por Luis Aragonés y con Pedja Mijatovic como estrella finalizó subcampeón de Liga pisándole los talones al gran Atlético del doblete.

Gálvez Valencia

El “chupete” Galvéz fue un ídolo para la afición de Mestalla

Durante esos años sonó y mucho para ir convocado con la Selección Española pero las lesiones siempre le truncaron ese sueño. Por ejemplo, él estaba en la mente de Javier Clemente para disputar los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996 pero una lesión le dio uno de los primeros grandes disgustos deportivos de su vida y le dejó fuera. En su lugar fueron hombres como Raúl, Morientes, Dani, Óscar, Lardín e Idiákez.

Pepe Gálvez consiguió ser uno de los delanteros referencia del fútbol nacional, en el Valencia era el segundo máximo goleador tras Mijatovic y vivió momentos muy especiales como la final de la Copa del Rey que se suspendió por una gran tormenta de agua sobre Madrid en la edición del 94/95 frente al Deportivo. En el club ché además de compartir vestuario con el delantero montenegrino también tuvo la competencia de otros grandes atacantes como Viola, Romario, Arroyo…

Las lesiones terminaron por cerrarle las puertas de Mestalla pero se marchó con una ovación de la afición valencianista que le recuerda con gran afecto. Regresó a Mallorca, su casa, y triunfó en su hogar consiguiendo ser importante en el último ascenso a Primera y en la Copa del Rey en la cual el Mallorca terminó jugando la final frente al Barcelona, en Mestalla. El Real Betis creyó que al “chupete” aún le quedaban años de éxito goleador y apostó fuerte por él pero en Sevilla nunca pudo ofrecer mucho de lo que fue. Las lesiones poco a poco iban terminando con lo que había sigo un delantero de gran olfato goleador.

Tras varias temporadas en el Betis terminó su carrera en el Burgos en Segunda División. Desde el 2002, cuando colgó sus botas, tuvo claro que su sitio estaba en los banquillos y comenzó a prepararse para ser entrenador de élite. Comenzó en clubes modestos baleares y ahora ha recibido su primera gran oportunidad, en su casa, en Mallorca. Tiene el reto ahora de enderezar el rumbo de un club hecho para ascender y que ha comenzado la temporada muy mal mucho más cerca del pozo del descenso que de los playoff. Otro delantero de leyenda como Alfonso Pérez le ayudará como segundo entrenador para que el Mallorca vuelva a la Liga de las estrellas cuanto antes.

Sobre El Autor

El balón es mi mejor amigo (como dirían Oliver y Benji), y la comunicación es mi pasión. Soy periodista y cuento con experiencia en diversos medios de comunicación en España y Reino Unido (Cadena Ser, CNTimesLive…). Durante varios años he seguido el día a día de la actualidad del Valencia CF, Levante UD, y Valencia Basket. Los estadios son mis templos, y el fútbol mi religión.

Artículos Relacionados