Ahora que se acerca una nueva fase final del Mundial de fútbol, no faltarán reportajes, revistas, especiales, programas y cientos de análisis sobre el mismo: las selecciones participantes, sus expectativas… y lo que a mí personalmente más me gusta: un vistazo a lo sucedido en los anteriores campeonatos, un viaje al pasado que repasa distintas épocas, conjuntos y magníficos jugadores, y que es capaz de evocar grandes recuerdos en todo amante del fútbol que se precie.

La Brasil de 1970, un ejemplo de que con buen fútbol se ganan títulos

La Brasil de 1970, un ejemplo de que con buen fútbol se ganan títulos

El título de este artículo es un tanto grandilocuente, pues es una pregunta de imposible respuesta. Sin embargo, muchos coinciden en señalar al equipo de Brasil de 1970 como el mejor campeón de la historia de los Campeonatos Mundiales.

Quizá contribuyera el hecho de que aquel fuese el primer mundial auténticamente universal gracias a la televisión (fue el primero con cobertura íntegra), pero lo cierto y verdad es que era un equipo de ensueño, que más de 40 años después sigue haciendo correr ríos de tinta, y que sigue atrayendo muchas miradas de auténticos aficionados a este deporte. Por algo será…

Fuente: ecured.cuBrasil venía de hacer un papel más que discreto en el Mundial de Inglaterra de 1966, cuando había caído en primera fase. El campeonato disputado en México sería muy diferente… Mario Lobo Zagallo, seleccionador nacional brasileño, había realizado una auténtica revolución generacional en la canarinha. No en vano, Pelé era el único superviviente del equipo campeón en 1962 que fue convocado a la cita mexicana. Además, sólo cinco jugadores más habían participado en el anterior mundial: Brito, Gérson, Edu, Jairzinho (en la foto) y Tostao. El resto eran llamados por primera vez, entre los que destacaban jugadores como Rivelino, Carlos Alberto o Everaldo, entre otros.

La selección brasileña fue encuadrada en el Grupo 3 junto a Inglaterra, Rumanía y Checoslovaquia. El primer partido se disputó ante la Selección Checoslovaca en el Estadio Jalisco de Guadalajara, el día 3 de junio. 4-1 fue el resultado final, en la que resultó ser toda una muestra de intenciones por parte de Brasil de cara al campeonato. Rivelino empató en la primera parte el tempranero tanto checoslovaco de Petrás, y en la segunda parte el rodillo amarillo se dejó notar con tantos de Pelé y un doblete de Jairzinho.

Fuente: www.elgrafico.com.arEl segundo partido tuvo lugar en el mismo escenario cuatro días después. Enfrente esperaba la actual campeona del mundo, Inglaterra. Fue un partido disputado entre dos de las favoritas, que se resolvió con un gol de Jairzinho en el minuto 59. En ese partido el portero inglés Banks se lució con un célebre paradón a un cabezazo de Pelé.

En el tercer partido, Rumanía opuso más resistencia de la esperada para un 3-2 definitivo. Los goles de Brasil fueron obra de Pelé (2) y Jairzinho.

Finalizada la primera fase del campeonato como primera de grupo, Brasil jugó los cuartos de final ante Perú. A los quince minutos, la canarinha ya ganaba por 2-0 gracias a los goles de Rivelino y Tostao, pero Gallardo acortó distancias para Perú antes del descanso. En la segunda parte, un nuevo tanto de Tostao y otro de Jairzinho hicieron estéril el logrado por Cubillas. Con un brillante 4-2 definitivo, Brasil alcanzaba las semifinales.

En semifinales esperaba la siempre competitiva y difícil selección de Uruguay, que se adelantó gracias a un gol de Cubilla a los veinte minutos de juego. Empató Clodoaldo al borde del descanso. Quedaban poco más de diez minutos para el final cuando Jairzinho puso el 2-1. Rivelino sentenció sobre la bocina para lograr el 3-1 definitivo.

La final ante Italia tuvo lugar el 21 de junio en el Estadio Azteca de México D. F. ante más de 100.000 espectadores. Las alineaciones fueron las siguientes:

Brasil Italia
FELIX Enrico ALBERTOSI
BRITO Tarcisio BURGNICH
Wilson PIAZZA Giacinto FACCHETTI (C)
CARLOS ALBERTO (C) Pierluigi CERA
CLODOALDO Roberto ROSATO
JAIRZINHO Mario BERTINI
GERSON Gigi RIVA
TOSTAO Angelo DOMENGHINI
PELÉ Sandro MAZZOLA
RIVELINO Giancarlo DE SISTI
EVERALDO Roberto BONINSEGNA
Mario ZAGALLO (E) Ferruccio VALCAREGGI (E)

La final fue una auténtica oda al fútbol por parte de Brasil, que se impuso con un claro 4-1. Pelé adelantó a Brasil en el minuto 18 pero Boninsegna empató para Italia veinte minutos después. Al descanso se llegó con empate. Gérson, Jairzinho y Carlos Alberto pusieron el 4-1 final en la segunda mitad, con un cuarto gol que fue un ejemplo exquisito de gran jugada colectiva.

Fuente: Getty ImagesBrasil se proclamó así tricampeona del mundo y logró en propiedad el trofeo Jules Rimet (a partir de 1974, ya se entregaría la actual copa). Jairzinho era el máximo anotador del campeonato y lograba además un récord inigualado hasta hoy, al anotar al menos un gol en cada partido de la fase final.

Todas las líneas de Brasil tenían auténticos jugadorazos en ellas, destacando Carlos Alberto en la zaga, o el medio campo formado por Gérson, Pelé y Rivelino. Arriba, Jairzinho y Tostao eran un quebradero de cabeza para las defensas.

Dos claves definían a aquella selección brasileña de ensueño: juego colectivo y movilidad, y le llevaron a un más que merecido triunfo final que hizo las delicias de los aficionados.

Sobre El Autor

Pedro Valero López formó parte de la redacción de TresCuatroTres desde noviembre de 2012 hasta junio de 2015.

Artículos Relacionados