La selección femenina consiguió la semana pasada su primer título, la Copa Algarve. Todo un logro, pero es como si no hubiera pasado nada.

La mala suerte quiso que la final disputada ante Canadá, cayese en miércoles coincidiendo con la vuelta de los octavos de la Champions entre el Barça y el PSG y evidentemente, al día siguiente, todo eran los detalles de una noche histórica que, sin duda, lo es. Pero ni un solo anuncio, titular sobre nuestras chicas, nada, quitando alguna noticia pero en muy segundo plano en algún periódico. Qué lástima, unos tanto y otros tan poco.

Vale que el título conseguido no es un título oficial, pero tiene mucho mérito. Y es que el equipo que dirige Jorge Vilda participaba por primera vez en este torneo que reúne a doce de las mejores selecciones del mundo y que ha sido levantado por ejemplo en diez ocasiones por Estados Unidos, cuatro por Noruega y tres por Alemania, China o Suecia y a la lista añade ahora España su nombre. Además, servía como toda una prueba de fuego de cara a la preparación para la Eurocopa de este próximo verano, de la que ya sólo faltan cuatro meses.

Encuadrada en su grupo junto a Japón, Islandia y Noruega, la ‘roja’ se estrenó con victoria (2-1) ante las niponas, actuales subcampeonas del mundo, con goles de Silvia Meseguer y Olga García. Vencieron después a Noruega, subcampeona europea por 3-0 con goles de Thorisdottir en propia puerta y de las blaugranas Jennifer Hermoso y Olga, pese a jugar toda la segunda mitad con una menos, y empataron sin goles ante Islandia en el último partido. Al conseguir la mejor puntuación del grupo, siete puntos, se clasificaron automáticamente para la deseada final, donde esperaba nada más y nada menos que Canadá, que defendía título y que acabó en tercera posición en los pasados Juegos Olímpicos de Río.

Si habían conseguido llegar hasta aquí, querían rubricarlo de la mejor manera. A los cinco minutos, un disparo lejano de Leila Ouahabi, se coló por la escuadra y bastó a las nuestras para alzarse como campeonas.

Leila, tras marcar el gol

Leila, tras marcar el gol que dio el título a España

Buena imagen ofrecida y trofeo que va a unas vitrinas y a una historia deseosas de seguir escribiendo más gestas de un equipo hambriento y que ha llegado para quedarse entre los mejores. Y es que esto sólo acaba de empezar.

Sobre El Autor

Redactora, experta en fútbol femenino

De pequeña me despertaba el himno del Barça que se colaba por mi ventana y me dormía cansada de darle patadas al balón mientras imaginaba un futbol femenino de repercusión. Y como #SoñarEnGrande me gusta, aquí estamos para dar un empujoncito. Culé de nacimiento, viviendo el deporte con pasión.

Artículos Relacionados