Inteligencia, respeto, valentía, humildad, generosidad, resistencia, trabajo, deportividad son algunos de los valores que Raúl González Blanco ha transmitido a lo largo de su trayectoria futbolística, centrada en el Real Madrid, hecho que le ha convertido en uno de los jugadores más queridos por la afición merengue.

El eterno capitán es un mito en la historia del fútbol español, sobrepasando todos los límites que se le han puesto por delante, en cuanto a números se refiere. Es el jugador que más partidos ha jugado en la historia del Real Madrid, con 741 encuentros. Y además es el máximo goleador histórico con 323 goles, superando a Alfredo Di Stéfano.

Cifras que solo un mago del balón podría conseguir. Pero esto no es todo. En competición internacional Raúl, es el máximo goleador de la historia de la Champions League con 71 tantos, por delante de su ex compañero Ruud Van Nistelrooy con 56. De la misma forma, es el jugador con más partidos disputados en la historia de la Copa de Europa, junto con Ryan Giggs.

Raúl González Blanco, un mito del madridismo

Raúl González Blanco, un mito del madridismo

Raúl comenzó su andadura como futbolista en las categorías inferiores del Atlético de Madrid, pero una reestructuración en las bases hizo que se mudara al Real Madrid. Con el equipo merengue, durante 16 años, lo ha ganado todo: seis Campeonatos de Liga, cuatro Supercopas de España, tres Copas de Europa, una Supercopa de Europa y dos Copas Intercontinentales, por lo que se ha convertido en uno de los jugadores más importantes de la historia del fútbol español.

En el año 2010, tras un largo culebrón sobre su futuro, fichó por el equipo alemán Schalke 04, donde vistió la camiseta azulona durante dos temporadas ganando Copa y Supercopa alemanas. Por último, en la actualidad, forma parte de la plantilla del equipo catarí Al-Sadd Sports Club, con el que ya ha ganado la Copa de Catar.

El pasado 23 de agosto se celebró el Trofeo Bernabéu entre el Real Madrid C.F. y el Al-Sadd Sport Club, en el que Raúl jugó medio tiempo con cada equipo, volviendo a vestir la camiseta blanca que tantas alegrías le dio. Fue un partido lleno de emoción en el que se rindió un homenaje al que fue y es el eterno capitán blanco. Casillas le entregó el brazalete de capitán, Cristiano Ronaldo le cedió el dorsal 7, y toda la afición coreó su nombre orgullosa de volver a ver a Raúl en el Bernabéu vestido de blanco.

Estamos ante uno de los jugadores más limpios y respetuosos del fútbol. Un ejemplo de ello es que, a sus 34 años, Raúl González Blanco ha jugado 1006 partidos y no ha sido expulsado en ninguno de ellos. Muy pocos porteros de la Liga española pueden presumir de no haber sido goleados por este genio del balón. Su jugada más identificativa es la llamada “cuchara”, una pequeña vaselina con la que ha logrado hacer muchos de sus fantásticos goles.

Raúl ha marcado multitud de goles, y muchos de ellos están grabados en las retinas de los madridistas.

Iker Casillas poniendo el brazalete de capitán a Raúl González Blanco

Iker Casillas poniendo el brazalete de capitán a Raúl González Blanco

Todos recordamos su primer gol con el Real Madrid, que marcó al Atlético de Madrid, el tanto en la Copa Intercontinental del 98 al Vasco de Gama, recortando a los dos defensas, el golazo al Valencia en Champions en un fabuloso contraataque, o el gol al Leverkusen en la final de la Champions 2001/2002. Pero, sin lugar a dudas, uno de los más emotivos fue el que marcó al F.C. Barcelona en la temporada 1999/2000.

Sobran las palabras para describir ese momento histórico. Nadie antes había osado a hacer tal gesto. Raúl en ese partido hizo el primer gol de su carrera en el Camp Nou. Este partido fue uno de los clásicos más tensos de la historia, ocasionando incluso la retirada de las gradas de Joan Gaspar, el entonces presidente del Barça. Estando el 2-1 en el marcador y a pase de Savio, el eterno capitán hizo el gol del empate celebrándolo con un gesto de silencio hacia la afición culé.

Vistiendo a la diosa Cibeles

Vistiendo a la diosa Cibeles

Todo madridista sueña con volver a ver a Raúl militando en el mejor equipo del siglo XX, ya sea en el cuerpo técnico o en la misma dirección del conjunto blanco.

Él mismo ha declarado que Florentino le ha ofrecido volver su equipo, “tengo las puertas abiertas del club”.

Estrellas blancas como Pardeza, pasando por Butragueño, Morientes, Karanka y más recientemente, Zidane, han vuelto al Real Madrid, hecho que seguro llevará a cabo Raúl, ya que nadie mejor que él siente los colores del equipo merengue.

Aunque la espera de la vuelta del eterno capitán al Real Madrid se nos haga interminable, desde aquí le deseamos que acabe su carrera futbolística de la mejor manera posible. Raúl, gracias por habernos hecho pasar tan gratos momentos y disfrutar de tus inolvidables goles con el Real Madrid.

Sobre El Autor

Fui árbitro de fútbol durante siete temporadas. Ahora soy periodista, con un Master en periodismo deportivo y trabajo en televisión. Pienso que el fútbol no es solo una cosa de hombres.

Artículos Relacionados