Esta noche es Nochebuena y deben permitir que quien os escribe hoy se deje embriagar por la nostalgia y la bondad que emanan de estas fechas navideñas. Es la época de los buenos propósitos, y créanlo, el fútbol no debe ser ajeno a las buenas intenciones que estos días inundan tweets u otras formas de comunicación. Hoy mi carta de Reyes Magos se centra en el balón, pero no como la de 1997 pidiendo un Questra, sino en cómo mejorar el deporte rey de casa, nuestro fútbol. 10 propósitos para un nuevo fútbol español, ¿se suman a la petición?

  1. Un reparto digno de los derechos de televisión. Poco a poco, se vislumbra cierta mejoría, pero seguimos comprobando como las distancias, insalvables, entre grandes y pequeños condicionan la competición. Y no debemos olvidar nunca que de los 38 partidos, los grandes juegan 30 contra equipos más modestos.
  2. Salarios más adecuados. En la sociedad en la que nos encontramos, es ciertamente vergonzosa la fijación de unas nóminas desorbitadas para unos deportistas. Dinero genera dinero, pero en esa línea, volvemos al condicionamiento de la competición.
  3. El jugador tenga la última palabra. Y no sus representantes, que por el mero hecho de cobrar comisión, han empujado a la debacle en la carrera de muchos. Quizás pesarían más los colores, y los modestos mantendrían a sus cracks, si los representantes e intermediarios no contaminaran con el dinero su voluntad.
  4. Todos los equipos deben ser iguales ante la Ley. Recordando el principio que resume nuestra Constitución en su artículo 14, la igualdad debe ser fundamental a la hora de impartir justicia, en este caso deportiva. El último affaire copero con el Real Madrid ha hecho recuperar esta ilusión que en ciertas ocasiones ha resultado utópica.
  5. Copa del Rey a partido único. Hablando de la Copa, ha quedado demostrado que el sistema citado (implantado en el resto de Europa) aumenta el efecto sorpresa y la competitividad. Justificarse en los ingresos por taquilla u otros datos económicos, tras los tropiezos de los grandes, parece insuficiente y encaminado a favorecer a éstos.
  6. Todos los equipos merecen ser tratados por los medios de comunicación. Y no reproducir un modelo actual en el que reina la hiperinformación (y contaminación) excesiva e insulsa de Real Madrid y Barça. Los aficionados de los otros equipos también tienen derecho a la información en los medios nacionales.
  7. Entradas más baratas. Aquí sí que tienen su parte de culpa los equipos modestos, que suelen aprovechar el poder de convocatoria de los grandes para inflar los precios de las localidades. No es lógico que haya que pagar 50€ o 60€ por presenciar un partido de fútbol de liga regular.
  8. Fijación previa de horarios. Se podría regular mejor todo lo que concierne a la venta de localidades y abonos si desde principio de temporada se contara con el calendario y los horarios de todas las jornadas a disputarse. A día de hoy es arriesgado adquirir un carnet que puede cubrir partidos en viernes noche, domingo mañana o incluso lunes.
  9. Un boxing day a la española. Enlazando el asunto del calendario y en qué mejor momento que el actual, se viene hablando desde hace años de acabar con el parón navideño en La Liga. En Inglaterra es tradición jugar el 26 de diciembre y se convierte en una fiesta en las gradas. Otra cuestión es lo que pensaría Rubiales y la AFE del tema. Ah, sí, y las selecciones autonómicas.
  10. La erradicación de la violencia en los estadios. Lo más bonito del boxing day son las caras de los niños que acuden de la mano de sus padres ese día al campo. Esa debe ser la imagen de este deporte y no la de los constantes incidentes entre ultras, incluso en las calles. No podemos tolerar que las gradas sean el mar donde los energúmenos desemboquen su rabia. Y aquí todos tenemos la culpa. Todos conocemos a alguien en los Biris, Supporters, Frente Atlético, Ultras Sur u otros. Hagámosles sentir vergüenza, denunciémoslos, porque sólo así podremos ir tranquilos con nuestros hijos al estadio.

notas-boxingday-680x365

Muchos propósitos y peticiones, aunque seguramente ustedes estén pensando en otras. Quizás no las compartan, o sí, y piensen como yo que algo tiene que cambiar en el fútbol. Sea como fuere desde aquí, reciban nuestra felicitación más afectuosa y nuestra ilusión de hacer del fútbol lo que verdaderamente es, un deporte.

¡Feliz Navidad desde TresCuatroTres!

Sobre El Autor

Director del Podcast "Desde la Medular" y Redactor

Un todoterreno de la comunicación: radio, prensa, community manager, cortometrajes, guionista... Si falta algo no os preocupéis, aprendo rápido. El deporte rey es mi pasión, sobre todo si se trata de partidos rebuscados, Zimbawe-Swazilandia, etc.

Artículos Relacionados