Quién nos diría que a comienzos de Noviembre, y tras más de dos meses de competición oficial, el Real Madrid seguiría sin tener un once de gala. Una alineación titular que saliera a comerse los partidos cada semana. Un equipo que no cambiase constantemente, a excepción de las inesperadas lesiones o las necesarias rotaciones en determinados momentos de la temporada. Once nombres que pudiesen recitarse de carrerilla por los aficionados antes de un partido sin necesidad de consultar Twitter.

Y es que, aunque Ancelotti cuenta con algunos de los mejores jugadores del mundo en su plantilla, un solo futbolista ha conseguido ganarse el puesto de forma indiscutible y disputar cada partido como titular. Claro está que Cristiano Ronaldo no podía quedarse en el banquillo después de marcar un inicio de temporada estratosférico y ratificarse una vez más ante la afición merengue y ante el resto del mundo.

Por ahora es el único que lo ha conseguido, porque ni bajo los palos de la escuadra madridista existe un guardameta titular, ya que Carlo ha decidido apostar por la titularidad de sus porteros dependiendo de la competición: Diego López en Liga e Iker Casillas en Champions. Una actitud calificada por el mismo como anómala y que muchos aficionados merengues no terminan de entender, pidiendo un único portero para todas las competiciones. Vamos, lo que suele hacerse normalmente ¿no?

Carlo Ancelotti dando órdenes

Carlo Ancelotti dirige a sus jugadores en mitad de un partido

Pero no hace falta avanzar mucho en el campo porque, un par de metros por delante, el italiano aún no se ha decidido tras quince jornadas de Liga y quince alineaciones distintas que han supuesto que el equipo blanco eleve la cantidad de goles encajados en este inicio de temporada, tras no establecer una defensa fija. El italiano ha probado todas las fórmulas habidas y por haber colocando a los centrales como laterales e incluso desplazándolos al centro del campo como le pasó a Sergio Ramos cuando el Madrid se enfrentó al Barcelona en el Camp Nou.

Demasiadas piezas por encajar. Ni siquiera Gareth Bale, el flamante fichaje de Florentino Pérez esta temporada, se libra de la indecisión de Ancelotti. Aunque tras recuperarse de su lesión ha ido incorporándose al ritmo del equipo, y de forma sorprendentemente buena, con cuatro tantos en cuatro partidos, parece que aún no ha encontrado su lugar en el campo, teniendo en cuenta la presencia de Di Maria y su buen trabajo por la banda derecha.

Ancelotti aún no tiene equipo. Debe decidir ya y crear un once titular que salte al campo en cada enfrentamiento y que demuestre que el técnico tiene las cosas claras y que ha decretado una alineación con la que muestre a sus rivales unas pretensiones e ideas que le llevarán a conquistar los objetivos por los que fue seleccionado como entrenador del Real Madrid.

Así que, Carlo ¡aclárate por favor!

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.