Real Valladolid y CD Numancia están a dos pasos de convertirse en nuevos equipos de Primera División. Los dos conjuntos castellanoleoneses superaron la primera eliminatoria del Playoff de Ascenso a pesar de no partir como favoritos en sus enfrentamientos ante el Sporting de Gijón y el Real Zaragoza respectivamente.

Cuando hace dos meses escribí un artículo sobre la apasionante lucha por el ascenso a Primera, el Real Valladolid estaba clasificado en la undécima posición y el Sporting de Gijón  era el líder de la categoría. Sin embargo, en los dos partidos disputados en la última semana, los vallisoletanos han sido muy superiores a los gijonenses. El 3-1 de la ida fue un obstáculo insalvable para el equipo entrenado por Rubén Baraja, que encima vio como los pucelanos se ponían 0-2 al descanso en el encuentro de vuelta, sentenciando así la eliminatoria.

Jaime Mata celebra gol Valladolid

Jaime Mata celebra con sus compañeros el primer gol del Real Valladolid en El Molinón

En la otra, el desenlace fue traumático para los maños y apoteósico para los numantinos. El 1-1 de la ida dejaba todo en el aire. El Real Zaragoza se lanzó al ataque en la segunda parte para sentenciar su pase a la Final, pero falló numerosas y claras ocasiones de gol. Ahí jugó un papel determinante la actuación de Aitor Fernández, portero del CD Numancia. Se adelantaron los sorianos pero pronto empató el conjunto aragonés. Cuando todo parecía encaminado a la disputa de la prórroga llegó el gol de Diamanka (ex del Real Zaragoza) en el minuto 91 para clasificar a los de Soria.

Diamanka gol Numancia

Diamanka remata de cabeza estableciendo el 1-2 definitivo

Quizá el fútbol fue injusto con los zaragocistas, que merecieron la victoria con holgura. Hay que elogiar la reacción de su afición, que permaneció en las gradas de La Romareda cantando y animando a los suyos tras el mazazo que se llevaron en el último suspiro del partido. Tras una remontada espectacular en la Segunda Vuelta del campeonato, el Real Zaragoza se ha quedado a las puertas de retornar a la división que le corresponde históricamente.

Mañana y el próximo sábado Real Valladolid y CD Numancia se jugarán la gloria del ascenso en 180 minutos que prometen emociones, nervios, alegrías y decepciones a partes iguales. Pienso que los vallisoletanos son favoritos y tendrán que asumir ese rol ante un rival correoso, muy disciplinado en el trabajo colectivo y fuerte mentalmente. Suerte a los dos y que gane el mejor.