El tunecino Aymen Abdennour tiene ante sí un gran reto: hacer olvidar a Nicolás Otamendi y convertirse en el nuevo jefe de la defensa che. Alto, fuerte, con carácter y con experiencia. Esas eran las características que buscaba el Valencia CF para elegir a su nuevo líder de la zaga que debutó en Gijón el pasado fin de semana en la Liga ¿conseguirá Abdennour convencer a la siempre exigente grada de Mestalla?

La sombra de Ayala

El gran capitán de la muralla defensiva che. Roberto Fabián Ayala, se ganó ser recordado como uno de los mejores defensas de la historia del club por su tremendo carácter competitivo, su alma de líder de la retaguardia y por su indiscutible potencial para detener a cualquier delantero que osase acercarse a su portería. El argentino formó parte de uno de las plantillas más exitosas de la entidad y consolidó la mejor defensa de Europa durante varios años.

Tras la marcha de Ayala, por el césped de Mestalla fueron pasando defensas de todo tipo que nunca terminaban de convencer: Víctor Ruíz temblaba cada vez que salía al terreno de juego y cometía errores de principiante, Senderos no ofrecía sensación de seguridad, Ricardo Costa era un gran hombre de club pero sus despistes eran habituales, Mathieu era el lateral reconvertido en un buen defensa al que le faltaba mucha sangre para mandar en la zaga, Rami se creyó Beckenbauer cuando apenas llevaba un par de partidos correctos y bajó mucho su nivel, Dealbert aprobaba pero no se acercaba al sobresaliente, el fuerte carácter descontrolado de David Navarro le dejó sin más oportunidades, Alexis y Helguera no fueron ni la sombra de lo que antes de ficharlos habían demostrado en sus anteriores equipos…

Desde el gran Roberto Fabián Ayala, quizá su figura fue demasiado grande en el Valencia para querer buscar comparaciones, el conjunto che ha vivido una especie de maldición en la defensa por donde han pasado muchos futbolistas y pocos han sido los que han convencido a la grada y han conseguido el aplauso. Entre esos futbolistas estuvo Raúl Albiol, el joven central de la cantera. El defensa valenciano sí que demostró tener ese carácter necesario para liderar la defensa y esas buenas cualidades para dar seguridad, sin embargo la necesidades económicas obligaron a venderlo.

Roberto Fabián Ayala

El argentino Ayala ha sido uno de los mejores defensas de la historia del Valencia C.F.

Carlos Marchena, que compartió vestuario con Ayala, Djukic y Pellegrino (quizás la mejor defensa de la historia che) también se ganó el respeto de la grada. Con la marcha de los veteranos zagueros fue adquiriendo el papel de líder de la defensa. Con el andaluz, y con Albiol más tarde, el Valencia se mantuvo como un equipo al que era difícil marcarle gol. Cuando ellos también se fueron, el conjunto che comenzó a ser un auténtico coladero.

Y Nicolás Otamendi. Tras años y años de fracasos continuas decepciones apareció el veterano argentino procedente de la liga portuguesa. Tras la dimisión de Manuel Llorente y la destitución de Pellegrino, el nuevo Presidente del club Amadeo Salvo quería hacer un gran fichaje para ilusionar a una afición en depresión tras dos años muy malos. Otamendi tuvo que llegar en el mercado invernal de hace año y medio pero un error lo impidió.

El recién llegado a la dirección deportiva Rufete fichó al jugador pensando que tenía plaza federativa de comunitario, le informaron mal porque la ficha del futbolista era de extracomunitario y tuvo que esperar cedido en argentina. El verano de 2014 arrancó su andadura exitosa en Valencia hasta el reciente fichaje por el Manchester City.

Hay que decir que el actual equipo cuenta con Mustafi pero al central alemán, que rindió muy bien la pasada campaña, le faltan años de experiencia para liderar la zaga de un club de Liga de Campeones. Ahora se le ve más como sólido acompañante del líder defensivo. El portugués Vezo es uno de esos centrales que suele conseguir el aprobado y no se le puede pedir más de momento, como al recién llegado Aderlan Santos. Dos complementos necesarios cuando se juegan tres competiciones en alto grado de exigencia pero que no gozarán de muchos minutos.

Abdennour, el Vin Diesel ché

Más de 20 millones de euros le ha costado al Valencia encontrar al sustituto de garantías de Otamendi. Se buscaba un defensa que fuese bien por alto, fuerte y con mucho carácter, que fuera el que dirigiera la zaga. Se eligió al tunecino Aymen Abdennour, al cual se le relacionó con muchos clubs durante el pasado verano, entre ellos el Barcelona. La prensa catalana le llamaba el “sustituto de Puyol”.

Abdennour

Abdennour, como Otamendi, tiene un físico que asusta

Su físico ya impone, como Otamendi, es uno de esos hombres con los que no te gustaría jamás tener un enfrentamiento. Mide 1,87 cm y tiene 26 años, y podríamos compararlo a primera vista con el afamado actor Vin Diesel, toda una roca. Nació en la costa este de Túnez, en la ciudad de Susa, y comenzó su andadura profesional en el Etoile du Sahel, importante equipo africano.

Durante una temporada se marchó a Alemania para jugar con el Werder Bremen, y casualidades de la vida se enfrentó al Valencia en la Europa League aunque él no jugó. El resto de su carrera deportiva la ha realizado en el fútbol francés donde se ha doctorado como gran jugador, primero en el Toulouse y después en el AS Mónaco donde finalmente se reveló este verano para que le dejaran salir en busca de nuevos retos.

Después de varios años navegando sin rumbo, el Valencia volvió a mostrarse como un duro rival el curso pasado gracias a su solidez defensiva. Esta temporada, el conjunto de Nuno quiere volver a ser competitivo y dar guerra, y para ello necesita un líder que atemorice a los delanteros rivales y organice defensivamente al equipo. Abdennour puede convertirse en esa pieza clave que fueron Otamendi y Ayala para el club de Mestalla. Ese es su gran reto.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.