Tiempos convulsos los vividos en Can Barça, y no porque el equipo no esté bien clasificado en Liga y en Champions, sino porque, a pesar de ser una semana de partidos amistosos y otros oficiales con carácter amistoso, las noticias no dejan de circular por el vestuario culé.

Ernesto Valverde se atrevió por fin a cambiar algo en el esquema blaugrana, miró en su banquillo y descubrió la figura de un pequeño jugador, llegado este verano, que no usa las redes sociales para quejarse de su situación de ostracismo, a pesar de ser una de las grandes revelaciones de la pretemporada blaugrana y que, lo más importante parece ser, había sido bendecido por Lionel Messi. Y lo puso a jugar en el mítico estadio de Wembley. Las crónicas de aquel encuentro realzaron que Messi ganó el partido cuando y como quiso. Un partido precioso, jugado de tú a tú, de ida y vuelta, con grandes acciones y errores que definieron el resultado final. Pero hubo algo más, el Barça volvió a tener un estilo parecido al que todos conocemos, toque y desmarque. Y en eso Arthur demostró ser un maestro. Como si se hubiese criado en La Masía, o hubiese devorado los vídeos de Xavi Hernández o Iniesta, el goiano se ofrecía siempre como solución de pase, tocaba y se movía, un lujo para los centrocampistas como Busquets que añora centrocampistas como él y una esperanza para el equipo de Valverde.

El domingo contra el Valencia, Arthur repitió en el once, pero Valverde no supo leer bien el encuentro y solo hizo un cambio en el once inicial, inexplicable para mi gusto, Vermaelen por Lenglet…Luego, a pesar de que este año tiene un banquillo de nivel, no tocó el once inicial hasta casi acabado el encuentro. La clave de juego del Barça es el centro del campo, y ahí Denis Suárez, Aleñá, Rafinha y Arturo Vidal esperan más minutos.

Arturo Vidal se lamenta Barcelona

En relación con estos minutos Vidal ha mostrado en sus redes sociales que no está nada de acuerdo con lo acontecido en los últimos encuentros, en los que no ha gozado de la confianza del entrenador. Es curiosa la política de Ernesto, con Paulinho no tuvo que esperar nada para incluirlo en el once inicial, o darle muchos minutos de juego, que a la postre resultaron altamente efectivos para que el equipo blaugrana dominase la clasificación liguera de principio a fin. Ernesto no confía en Vidal, al menos de momento. Ya sea porque el chileno llegó con dudas físicas, ya sea porque no tiene la capacidad de llegada o las ganas de reivindicarse de Paulinho, pero lo cierto es que, a día de hoy, desentona mucho en el equipo blaugrana. Por primera vez el descontento mostrado en las redes sociales de un jugador blaugrana ha sido respondido de manera contundente por un responsable de fútbol. Pep Segura, manager general de fútbol del FC Barcelona se ha atrevido a censurar su actitud. Quizás sea un buen punto de partida o predicar en el desierto, ya se verá.

Lo que hay que tener claro es que el club no es de los jugadores, llámense Piqué, Messi, Suárez, Vidal o Alba. Hay muchos comportamientos de los jugadores que no han sido censurados, desde el comportamiento de Piqué y Umtiti en el caso Griezmann, la poca participación y malas caras recibidas por parte de los Munir, Sandro, Paco Alcácer para que no eclipsaran a Suárez,…

Ya es hora de que la directiva dé un golpe en la mesa, aquellos jugadores que no estén contentos que vean la puerta de salida, no hay nadie imprescindible. Basta ya de fichar jugadores mediocres que no oscurezcan a jugadores en el ocaso de su carrera. Que cesen ya en contratar a entrenadores que vienen a poner a los once de siempre y no revitalizar al equipo.

El equipo es de los socios que pagan religiosamente su abono, de los seguidores que compran camisetas y pagan sus exorbitantes cuotas a las plataformas televisivas. Ni el equipo ni el club se acabarán cuando estos jugadores se vayan y si no echemos un vistazo al fútbol modesto. Tras la tragedia de Mallorca de esta semana el campo de fútbol de Sant Llorenç de Cardasar quedó completamente arrasado. Al día siguiente los jugadores, seguidores y directivos empezaron a reconstruir el campo y el club.

Desde TresCuatroTres nuestro más sincero y sentido pésame y el recuerdo de lo verdaderamente importante, las víctimas mortales, sus familiares y los cientos de familias que vieron arrasadas sus viviendas.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.