1 de enero, 2016, se estrena un nuevo año. Las promesas de siempre vuelven a sonar en boca de cualquiera y todos esperan afrontar un año diferente al que acaba de cerrarse. Como en cualquier terreno de la vida, trabajo, salud o amor, unos terminan el 2015 felices y emocionados por todo cuanto acaban de vivir y otros esperan que la nueva etapa empiece mejor de lo que acabó la pasada.

Y como en cualquier ámbito posible esto también es aplicable al fútbol español que ha retomado su agenda después de unos días libres para celebrar la Navidad. Tras haber jugado la última jornada del 2015, la realidad del fútbol español sonríe a algunos y desafía a otros planteando nuevos retos y cambios.

Sin duda, el equipo del que más se ha hablado en las últimas semanas, y no precisamente para bien, ha sido el que todavía dirige Rafa Benítez. Y es que el Real Madrid no atraviesa un buen momento deportivo que ha puesto en alerta al club y a la prensa, que ya especula sobre un posible recambio para el banquillo blanco hablando de nombres como Zidane e incluso la vuelta de Mourinho tras su despido por el Chelsea.

Si analizamos el calendario de Liga, de las últimas seis jornadas, los blancos han cosechado cuatro victorias y han perdido dos partidos, uno de ellos contra el Barcelona lo que eleva, sin duda alguna, el debate en torno al juego y a la situación del Madrid. Además, la eliminación de estos en la Copa del Rey ha sumado muchos puntos en contra para este final de año en la que muchos llaman ‘La Casa Blanca’, poniendo en duda a todo y a todos, porque ninguno de los jugadores siquiera, se ha librado de ser analizado.

Y aunque en la clasificación solo van dos puntos por debajo del Barcelona, con un partido menos, y del Atlético, los jugadores merengues siguen sin convencer demasiado cuando saltan al campo y que ha provocado desconfianza y aburrimiento en muchos aficionados madridistas.

La situación opuesta es la que vive el Barcelona que ha terminado el 2015 como líder de la Liga y tras haber ganado el Mundialito de Clubes que hace unos días disputó contra los argentinos de River y que ha dado a los culés motivos para brindar por el año que termina, en el que han cosechado cinco títulos, y por todo lo que está por venir de aquí a final de temporada.

El equipo del Cholo puede cerrar el 2015 satisfecho por su trabajo, y sobre todo, porque va a empezar el año superando en dos puntos al eterno rival lo que da una motivación extra para afrontar lo que venga por delante, incluso si fuese la marcha del técnico colchonero a la Premier, como ya empieza a sonar en muchos medios deportivos.

Athletic, Sevilla y Valencia seguirán luchando por conseguir una plaza en Europa aunque ahora mismo ya están ocupadas por el Villarreal, el Celta y el Deportivo que afrontan el 2016 con la única intención de permanecer en el lugar en el que están.

Todo lo contrario sucede en Granada, Vallecas y Valencia, que se encuentran en zona de descenso y lucharán por salir del peligro cuanto antes.

Diferentes situaciones deportivas, muchísimas perspectivas de futuro para todos los equipos españoles y 364 días por delante para conseguir todos los éxitos posibles en un nuevo año que seguramente volverá a darnos mucho que hablar y que no imaginamos cómo va a llegar a su fin. Porque, como siempre digo, en el fútbol bastan de un par de minutos sobre el terreno de juego para dar la vuelta al marcador y variar la clasificación por muy consolidada que esta parezca estar.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.