Del amor al odio hay un paso, o eso dicen. Para un aficionado que uno de sus jugadores se marche a ese club con el que mantiene una rivalidad eterna supone cruzar una dolorosa línea de fuego. Entonces, ese idolatrado futbolista para a ser repudiado por la grada que le animó. Y la camiseta serigrafiada con su nombre desaparece del espacio favorito del armario para marcharse al cubo de la basura. De ser el héroe pasa a ser el villano.

En cada equipo podemos encontrar ejemplos de futbolistas que se atrevieron a marcharse a ese club que sus aficionados no soportan por viejas rencillas o rivalidades históricas. El último caso ha tenido lugar en la Real Sociedad. Iñigo Martínez ha decidido fichar por el Athletic de Bilbao cuando pocos se lo esperaban.

La Real y el Athletic son los dos grandes clubs históricos del País Vasco, y depende del lugar que visites te dirán quién tiene una mejor cantera o cual de los dos ha sido el mejor en la historia. No hubo un equipo vasco como la Real de López Ufarte, Perico Alonso, Satrústegui, Arconada doble campeón de Liga…no hubo mejor equipo que el Athletic de Clemente, Zubizarreta, Goikoetxea, Sarabia, Julio Salinas…también doble campeón de Liga. Pero a pesar de la tremenda rivalidad en la que conviven desde sus orígenes, los txuriurdines y los leones han visto como jugadores suyos pasaban al bando rival.

Por parte de la Real tomaron rumbo a Bilbao por la A-8 futbolistas como Gorka Elustondo, Iñigo Díaz de Cerio, Xabi Castillo, Mikel Balenziaga, Igor Gabilondo, Iban Zubiaurre, Andoni Imaz, Joseba Etxeberría, Bittor Alkiza, David Billabona, Loren Juanos, Luciano Iturrino. Muy traumáticos fueron los caso de Loren y Etxeberría que llegaron a provocar que se rompieran las relaciones entre los clubs durante un tiempo.

Mirando a otros equipos, la gran rivalidad del país, el Barça vs Real Madrid también nos ha dejado a futbolistas que se atrevieron a vestir la camiseta rival. De Barcelona a Madrid se marcharon Ronaldo, Luis Figo, Michael Laudrup, Javier Saviola, Bernd Schuster, Albert Celades, Luis Milla. Al revés, del Santiago Bernabéu pasaron al Camp Nou jugadores como: Luis Enrique, Robert Prosinecki, Gheorghe Hagi, Lopetegui, Dani, Alfonso Pérez. ¿Puede ser el siguiente Neymar?

Luis Figo Real Madrid

Luis Figo dejó el Barcelona para vestir la camiseta blanca del Real Madrid de los galácticos

En Mestalla una de las mayores decepciones de la grada fue la marcha de Mijatovic al Real Madrid. El Valencia se sentía un club importante tras años duros (descenso incluido) y cuando volvía a destacar y pelear por los primeros puestos su estrella se marchaba. Pedja lo negó hasta el último día antes de confirmarse su fichaje por el conjunto blanco, y muchos seguidores chés no dudaron en romper sus camisetas con el nombre del delantero yugoslavo.

Pasándonos a épocas más actuales, la salida del murciélago Mendieta también dolió. El equipo volvía a destacar y su gran estrella quería que la historia se repitiese. Él quería irse al Real Madrid pero la grada presionó a la directiva que buscó un mal menor, la marcha del futbolista pero a otro equipo, la Lazio, equipo destacado en Italia en aquellos años.

Mijatovic Valencia Madrid

Las formas de la marcha de Mijatovic al Real Madrid enfadó a Mestalla

Y el último caso el de Paco Alcácer. No molestó tanto como Mendieta y Mijatovic pero escoció las formas con las que decidió irse del Valencia al Barcelona. Se rumoreó durante semanas su posible salida (que muy posiblemente la directiva manejada por el magnate Peter Lim deseaba para obtener dinero). El joven delantero criado en la cantera ché se mantuvo en silencio durante semanas hasta que se confirmó su salida. El silencio a veces duele más que las palabras.

En el club vecino de la ciudad, el centenario Levante UD también han sufrido este tipo de sufrimientos. Vicente Rodríguez es el que muchos recuerdan. El joven extremo zurdo de la cantera granota fichó por el Valencia y se convirtió en pieza importante del equipo de Benítez que tantos éxitos obtuvo. Muy querido en Mestalla pero rechazado en el Ciutat de Valencia (estadio levantinista) donde le recuerdan como se atrevió a cruzar de barrio y marcharse con los “chotos” (forma despectiva con la que llaman algunos aficionados granotas a los valencianistas).

Otra ciudad que históricamente ha vivido una fuerte rivalidad es Madrid con el Atlético y el Real. Y recientemente hemos visto un caso de un rojiblanco que se cambió al lado blanco: Theo Hernández. Y los rumores de Courtuois y Agüero de volver a Madrid, pero ahora jugar en el Bernabéu son constantes en los diarios deportivos. Otros ejemplos sonoros: Raúl González crecido en la cantera del Atlético que se convirtió en leyenda en el Santiago Bernabéu, al igual que Solari, Hugo Sánchez…

Y la rivalidad más pasional del país se vive en el sur: Betis frente al Sevilla. “Biri Biri” es el nombre de un delantero gambiano que muchos conoceréis porque así se denominan ciertos ultras sevillistas. Pues bien, este delantero estuvo a punto de firmar por el Betis pero cuenta la leyenda que durante el vuelo a España un aficionado lo convenció de fichar por el club del Sánchez Pizjuán.

Jugadores que han vestido ambas camisetas provocando el enfado de sus anteriores aficiones entre el Sevilla y Betis ha habido unos cuantos: Diego en los años 80 pasó de ser jugador emblema bético a fichar por el Sevilla y provocó una situación de gran tensión entre ambas aficiones, y otros ejemplos fueron los de Salva Sevilla, Antoñito, José Mari…y el entrenador Juande Ramos de héroe primero en el Betis a héroe luego en el Sevilla.

Permítanme un consejo, vean el fútbol con gran pasión pero sin olvidar que al final es un gran espectáculo.  Y tengan cuidado con la camiseta que se compran y el nombre que le ponen porque nunca saben si su héroe se convertirá en villano. Como dice un gran refrán, el fútbol es así.

Sobre El Autor

El balón es mi mejor amigo (como dirían Oliver y Benji), y la comunicación es mi pasión. Soy periodista y cuento con experiencia en diversos medios de comunicación en España y Reino Unido (Cadena Ser, CNTimesLive…). Durante varios años he seguido el día a día de la actualidad del Valencia CF, Levante UD, y Valencia Basket. Los estadios son mis templos, y el fútbol mi religión.

Artículos Relacionados