En  la Champions de 2007 en Atenas formó parte del último gran Milan del que se tiene constancia enfrentándose al Spanish Liverpool de Benítez. El doblete de Inzaghi, maquillado por Kuyt para los reds, le permitió alzar su cuarta y última Champions como jugador, algo que sólo pueden decir Eto’o y él, superados, eso sí, por el inalcanzable Paco Gento. Con 31 años quizá fue el último gran momento de la carrera futbolística de Clarence Seedorf.

Clarence Seedorf, un histórico del fútbol.

Clarence Seedorf, un histórico del fútbol.

Tenía apenas un par de años cuando la familia Seedorf dejó su tropical Surinam natal para cruzar el Atlántico y recalar en la recién inaugurada ciudad holandesa de Almere, en la periferia de Ámsterdam. Sólo era cuestión de tiempo que los ojeadores del Ajax lo reclutaran para su Academia, debutando en la Eredivise a los 16 años y 242 días de la mano de Louis Van Gaal, siendo el debutante más joven de la historia del club holandés.

Apenas fueron 15 minutos contra el Groningen en el que pudo compartir césped con nombres míticos como los de Stanley Menzo, Danny Blind o Sonny Silooy, pero también con una generación de jóvenes que comenzaban a despuntar y entre los que destacaban Frank de Boer, Edgar Davids o Marc Overmars, quienes dos años más tarde dominarían Europa.

“Excelente de forma y excepcional con el balón en los pies. Su capacidad para mantener el balón bajo presión y mandar un pase medido le hacen peligroso.” – John May, periodista de la BBC

En la temporada 94/95, Clarence Seedorf era ya un veterano de 19 años. Comandaba el mediocampo de un equipo que había ganado todo lo ganable en Holanda, y que preparaba su asalto a la Champions a partir del descaro de la juventud y la libreta de Van Gaal. Por aquel entonces, el máximo torneo europeo era un tanto diferente.

Tan sólo participaban 16 equipos: 8 ganadores de rondas previas en el que se cruzaban campeones de ligas menores; 7 campeones de las principales ligas europeas; y el campeón del año anterior, en este caso, aquel Milan que destrozó al Dream Team en Atenas. En la fase de liguilla de octavos, quedaron emparejados precisamente con el Milan, el Austria Salzburg y el AEK de Atenas.

Y se pudo comprobar que el fútbol de los holandeses estaba por encima del resto, saliendo aplaudidos de muchos campos, cediendo tan solo dos empates contra los austríacos, y bailando al Milan en San Siro y en el Estadio Olímpico de Ámsterdam. Precisamente en el Olímpico saldaron el resto de cruces, empatando a 0 en los partidos de ida para guardar la artillería para casa.

En cuartos se deshicieron fácilmente del Hajduk Split. Y en semifinales maltrataron a todo un Bayern de Múnich endosándole 5 goles. Se encontraron en Viena otra vez con el Milan de Capello en una final al borde de un cambio de época.

cAjax 1995cMilan 1995

Aquel 1-0 de Kluivert hizo que levantara su primera Champions y la sentencia Bosman hizo que cambiara Ámsterdam por Sampdoria, donde sólo estuvo un discreto año. Así que para la temporada 96/97 se presentó con el Real Madrid de Capello, donde ganó una Liga con el italiano y la séptima Champions con Heynckes, la segunda en su haber. Pero tan solo un año después de alzar la orejona en Ámsterdam, volvió a Italia, esta vez al Inter de Milán, donde estuvo un par de años más sin pena ni gloria.

Así que para la temporada 2002/03 Clarence Seedorf cambió el azul por el rosso y fue presentado por el Milan. Y finalmente se quedó ahí, logrando la estabilidad que había estado buscando por media Europa. En los siguientes 10 años ganó 2 Champions, 2 veces la Serie A, 1 Copa de Italia, 2 Supercopas, 2 Supercopas de Europa y 1 Mundialito de Clubes.

Tras convertirse en un ídolo, finalmente volvió a cruzar el Atlántico para continuar sus últimos años de futbolista en el Botafogo. Pero las emergencias que actualmente viven en el club al que tanto debe le han hecho regresar, esta vez al banquillo. De momento, las cosas siguen igual.

El Milan continúa en una espiral de renovaciones de plantilla sin mucho sentido y alejado de los puestos de honor de la Serie A. Él poco puede hacer, y quizá esta experiencia le pilla un poco verde, pero si alguien sabe lo que es triunfar, ese es Clarence Seedorf.

Sobre El Autor

Nací en Barcelona y pronto adopté como ídolo a Maradona, el mejor. Más tarde conocí la clase de Van Basten, la magia de Romario, la elegancia de Zidane, volví a ilusionarme con Ronaldinho y me siento afortunado por haber visto jugar a Messi. Estilo y fantasía, así me gusta el fútbol.

Artículos Relacionados