as.com

Cómo mejorar el liderazgo y la forma de dirigir un grupo

Hace unas semanas escribí un artículo sobre la importancia del liderazgo en un entrenador de fútbol . El liderazgo y la forma de dirigir un grupo es esencial en las labores de un entrenador.

Para dirigir un equipo, los entrenadores debemos de desarrollar una buena capacidad de liderazgo. Un liderazgo que no se base en la dictadura, que se gane día a día por la forma de dirigir al grupo, de comunicarse con los jugadores, del trato que tenemos con ellos, de preocuparse por su situación, de acompañarles en los buenos y malos momentos. 

Niños fútbol
(Fuente: Getty Images)

Existen una serie de conductas para que un entrenador mejore el liderazgo y la forma de dirigir un grupo de jugadores:

  • Tras una buena acción de un jugador o el buen juego del equipo refuerza de manera inmediata. Debemos reforzar y valorar el esfuerzo de los jugadores.
  • Si se produce un fallo, anima y corrige al jugador. Siempre corregirle el fallo de una manera alentadora, enfatizando lo que sucederá si sigue tus instrucciones. 
  • Intenta prevenir las conductas erróneas intentando fortalecer las conductas contrarias. Por ejemplo, ese jugador que se enfada o se desanima por no jugar de titular o no ir convocado, deberás hacerle saber que todos los miembros de la plantilla son esenciales y que es muy importante su actitud de colaboración y compañerismo con el equipo. 
  • No emplees medidas físicas como castigar a correr o hacer flexiones. A los jugadores no les gusta estar militarizados.
  • Da aliento a tus jugadores. Pero que no sea irritante para los jugadores.
  • Debes de ser un ejemplo para los jugadores del equipo.
  • Valora las contribuciones personales e insiste en la importancia de cada uno de los roles que se necesitan para formar un buen grupo. Cada jugador aporta unas características distintas que son imprescindibles para el funcionamiento del equipo.
  • Reconoce las correctas ejecuciones individuales. Debes reconocer, valorar y reforzar a tu jugador cuando está cumpliendo con su rol para aumentar su orgullo y confianza en el grupo.
  • Realiza reuniones periódicas de equipo para resolver conflictos. Algunas situaciones desfavorables del grupo se pueden resolver mediante la comunicación abierta dentro del equipo.
  • Lleva una buena comunicación con los líderes formales (capitanes) e informales del equipo. De esta manera puedes medir las actitudes y sentimientos del grupo y pueden ayudarte a llevar una mejor cohesión grupal.
  • Centrarse en el éxito antes de comentar cualquier tipo de fallo. Para conseguir un ambiente de equipo positivo es conveniente resaltar antes las acciones positivas que los errores.
Marcelo Bielsa dando instrucciones
(Fuente: institutofutbol.com)

Como entrenadores tenemos que ganarnos el liderazgo del equipo por nuestro trabajo del día a día y no mediante la imposición. 

Por lo tanto, el entrenador debe mantenerse firme en sus decisiones y en la disciplina del grupo, pero sin ser dictatorial.

Recuerda, el buen liderazgo es el que se gana y no el que se impone. 

Entrenador UEFA B, colabora en la sección “La Pizarra”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TCT en facebook
Contenido exclusivo y sorteos