El Mundial está a la vuelta de esquina, la temporada en Primera División ha concluido y el Real Madrid ha cerrado la Champions League ganándola por tercera vez consecutiva. Pero aun hay cosas importantes por dilucidar. Una de ellas, saber el equipo que acompañará a la SD Huesca y al Rayo Vallecano a Primera y el que descenderá a Segunda B junto al Lorca FC, Sevilla Atlético y FC Barcelona B.

Son muchos los equipos implicados en ambas batallas. Uno de ellos, el Córdoba CF, ha protagonizado una remontada espectacular. Cuando el pasado 13 de febrero José Ramón Sandoval llegó al banquillo cordobesista, los andaluces se encontraban a once puntos de la salvación y, tras perder su primer partido frente al Granada CF, la distancia aumentó hasta los trece puntos.

Luis Oliver presentando a José Ramón Sandoval

Desde entonces, poco a poco, fue ganando partidos y recortando la distancia con respecto a la zona de salvación, con victorias tan sonadas como la conseguida en Vallecas hace un par de semanas con un gol y una asistencia de Sergi Guardiola, su futbolista más importante. El de Manacor lleva 21 goles y 8 pases de gol en esta temporada.

Otra de las claves de la espectacular remontada del equipo cordobés ha sido la llegada de dos fichajes en enero que han aportado experiencia y calidad. Hablo de las incorporaciones del mediapunta sevillano José Antonio Reyes y el central canario Aythami Artiles, que logró el gol de la victoria en el último partido disputado a escasos tres minutos del final del encuentro. Este trascendental triunfo le permite a los blanquiverdes depender de sí mismo en la última jornada para mantener la categoría.

Pero todo no son buenas noticias para el Córdoba CF. Cierto es que sus aficionados tienen derecho para estar contentos e ilusionados en la posible salvación y en que la temporada que viene se haga un equipo que aspire a lo máximo. Pero deben estar alerta y atentos a las posibles consecuencias de tener como mandamás de su equipo a Luis Oliver. Y si no que pregunten por él a los aficionados del Xerez CD, FC Cartagena o Real Betis Balompié.

Como andaluz que soy y que no entiende de rivalidades entre equipos de la misma tierra (salvo la que hay con el otro equipo de mi ciudad), espero y deseo que el Córdoba CF (y la UD Almería) logren el próximo sábado la salvación. Es mayor la simpatía que despierta en mí un equipo de Andalucía que el recelo y la animadversión que le tenga a un personaje tan peligroso como Luis Oliver. Suerte.

Sobre El Autor

Apasionado del fútbol y Bético por encima de todas las cosas. Continuamente pendiente de la actualidad del club verdiblanco, disfruto y sufro con las alegrías y sinsabores del Betis. Ser Bético es real como la vida misma, ya que uno aprende a levantarse tras continuas caídas. Y ahí está la verdadera fuerza del Betis: en sobrevivir a los contratiempos.

Artículos Relacionados