Llega la que puede ser la noche de Autos o el día en el que la dignidad blaugrana recupere parte de lo perdido. Llega el clásico en un ambiente culé inquieto ante una posible hecatombe y uno madridista deseoso de poner la puntilla a su eterno rival.

Tras la eliminación en Champions, Luis Enrique pasará hoy por el estadio que menos le gusta consciente de que o bien sale a hombros o trasquilado. Tiene a su equipo en un estado semidepresivo del que uno no sabe muy bien qué esperar. Las opciones son simples, o sacan el orgullo que se les presupone y al menos plantan cara, o mejor que no vuelvan a Barcelona porque me da a mi que esta vez pocas ovaciones recibirán.

De hoy depende que la Liga esté difícil o que sea una auténtica quimera. Todo lo que no sea una victoria blaugrana esta noche haría del resto de partidos de esta temporada lo más parecido a un concesionario de ocasión, solo que en lugar de exhibir en la calle coches con precios “ganga” esperando que alguien “pique”, se haría lo propio dando minutos a jugadores secundarios con el deseo (en algunos casos ingenuo) de que llegue la Roma de turno haciendo una oferta.

Por el lado del R.Madrid, todo son buenas noticias aunque las sensaciones futbolísticas que transmite tampoco sean de una seguridad infalible. Semifinalista de Champions y con la posibilidad de ganar de forma virtual esa Liga que tanto añoran. La que, en mi opinión, es sin lugar a dudas y con diferencia, la mejor plantilla de Europa busca saldar a base de goles cuentas pendientes de la última década. La vuelta de Bale es en principio recibida con alivio por parte del culé, y es que su alineación significa que la magia de Isco y/o Asensio será carne de banquillo.

En definitiva un espectáculo que esperemos quede exento de polémica arbitral y sea ejemplo de lo que LaLiga aspira a ser (pese a lo que diga Tebas no creo que aun lo sea). La mejor Liga del mundo.

Sobre El Autor

Fundador y Director

Nací en Murcia y crecí viendo al Barcelona de los Romário, Laudrup y Stoichkov. El fútbol de posesión y la figura del 4 son las claves.

Artículos Relacionados