Hace unos días dedicaba mi artículo a expresar y resaltar lo maravilloso que es el fútbol. Todas las emociones y alegrías que aporta a nuestras vidas, sobre todo, a la gente que realmente estamos enganchados a este deporte. Y recalco la palabra deporte. Porque nunca ha dejado de serlo ¿o sí?

A día de hoy, estoy convencida de que sigue siendo ese pasatiempo que consigue evadirnos de lo que nos rodea y que no podemos permitir que se mezcle con nada más. Y tristemente, es lo que está ocurriendo en los últimos tiempos con el fútbol español.

Pancartas Valencia

Pancartas de aficionados reclamando, durante un partido de fútbol

Estamos permitiendo que el deporte más famoso de nuestro país, y del mundo entero, se mezcle con las ideologías, la política y los colores. Y no precisamente los colores de la elástica que se ponen los jugadores cada vez que saltan al campo, sino los colores políticos y todo lo que estos conllevan. La pregunta no es otra que el por qué de esta situación, por qué debemos tolerar que se haga fuerte.

Obviamente no viene de hoy, ni tampoco de hace dos semanas, pero las polémicas surgidas en torno al Barcelona con el fichaje del brasileño Neymar, están levantando informaciones sobre el que era su presidente, Sandro Rosell, y los entresijos que han movido para hacerlo aterrizar en el club blaugrana. Informaciones mezclan la política con el deporte rey, y aunque, no es la primera vez que ocurre, ni tampoco será la última, me lleva a preguntarme…

¿Cuándo el fútbol dejó de ser solo fútbol? ¿Por qué tenemos que usar este deporte para hacerle saber al mundo nuestras tendencias e ideologías? ¿Qué necesidad hay de reclamar en los estadios españoles, lo que se quiere conseguir de gobiernos y partidos políticos? ¿Por qué? Si es fútbol, nada más que fútbol.

Catalonia is not Spain

Aficionados aprovechando un partido de fútbol para recordar al mundo sus intenciones políticas

Hemos adoptado la costumbre de aprovechar determinados partidos para reivindicar lo que creemos conveniente, para exigir aquello que consideramos que es lo que quieren el resto de los aficionados que nos acompañan, muchas veces sin respetar el motivo por el que esas personas han acudido a ver el encuentro, que no es otro que el disfrutar de su equipo y luchar por la victoria. Ya nos vale cualquier método para hacerlo, ya sea a través de pancartas, cánticos o simples silbidos.

Quizás, entre todos, lleguemos a entender que contamos con todo el derecho del mundo a manifestarnos, a demandar lo que consideremos y a exigir cuanto nos plazca, porque podemos y porque además, debemos hacerlo. Pero lo que no tenemos derecho es a aunar el deporte, que consigue que nos divirtamos, que suframos y que nos emocionemos, con temas mucho más complejos y enredados, y que en demasiadas ocasiones consiguen separarnos en lugar de unirnos.

Sobre El Autor

Periodista graduada por la Universidad de Murcia que actualmente se encuentra en Londres probando suerte. Una enamorada del fútbol que se siente afortunada de haber sido testigo de las hazañas más grandiosas que la Selección Española ha cosechado nunca. Y aquí sigue, con intención de volver a contarlo.

Artículos Relacionados