No lo esperábamos, ni siquiera aquellos que intuyeran que España llegaba al Mundial con la gasolina justa. Pero la cuestión no es solo que perdimos contra Holanda, sino que los goles se sucedieron en una cascada que recordaban al gran Mohamed Ali en plena concatenación de golpes.

Mientras escribo este artículo tengo la duda de, o bien despotricar sobre la actuación individual y colectiva de la selección, o hacer borrón y cuenta nueva, pensar que fue una mala tarde y que el miércoles comenzaremos el Mundial como se debió hacer el pasado viernes… Lo he decidido, apuesto por la segunda opción.

Iker Casillas de rodillas España

Iker Casillas no pudo evitar la debacle de España

Lo hago por el simple hecho de que estos jugadores se merecen una segunda oportunidad por parte del aficionado. Porque no me gusta que se aproveche un resultado negativo para ver aflorar a aquellos que se erigen como adalides del “ya lo decía yo, que están acabados”.

A juzgar por como se está desarrollando el campeonato, la España de Del Bosque no parece tan dispar a otras selecciones en principio favoritas. Brasil ganó con la ayuda de un árbitro japonés que tiene “el don” de ver penaltis donde no los hay. Francia necesitó 43 minutos, un penalti y una expulsión para marcar frente a Honduras. Uruguay aun no se cree lo sucedido contra Costa Rica y Argentina consiguió su primer tanto en propia puerta y a poco que hubiera durado más el encuentro las habría pasado canutas.

Sé que en estos momentos es difícil creer pero, nos guste o no, todo ha quedado resumido a una mera cuestión de fe.

“Las oportunidades pequeñas son el principio de las grandes empresas”

– Demóstenes –  

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.