Que nadie venda la piel del oso antes de cazarlo. Llegaron los Octavos de Final de la que ya es una histórica competiciónCopa del Rey.  Ya hemos tenido los primeros puñetazos sobre la mesa de parte del fútbol modesto. Cádiz, Formentera, Lleida o Numancia tienen una merecida plaza en esta ronda. No muchos hubieran apostado por ello.

En enero, estos equipos pedirán a los Reyes Magos de Oriente continuar en la competición. No piden un imposible. Hay antecedentes de sobra  que invitan al optimismo. Es lo hermoso de las competiciones de Copa, todo es posible.

Ni los equipos de Primera División llenando de suplentes las alineaciones por la carga del calendario, ni el cobarde doble partido que beneficia al equipo grande, pueden con la emoción ni la ilusión del balompié humilde de gritar “estoy aquí para quedarme”.

El Formentera ha llegado hasta aquí eliminando al Tarazona en la primera eliminatoria, en los penaltis, más tarde caería el Logroñés. Ha dejado en el camino a un histórico cómo es el Athletic. Cuidado que vienen muy rodados de las rondas preliminares. El Cádiz  se ha especializado en dejar en la cuneta a equipos andaluces, Almería y Betis.  Lleida ha conquistado, remontada incluida, un estadio difícil cómo es el caso de Anoeta. El Numancia ha dejado atrás al Málaga de Michel.

Formentera gol Bilbao Copa del Rey

Formentera, sorpresa mayúscula en esta Copa del Rey

Todos ellos en el ilusionante partido de dieciseisavos, la frontera para llegar a las rondas finales,  han compartido una estrategia común: competir sin complejos. No podemos pasar por alto la más que digna eliminatoria del Fuenlabrada ante el Real Madrid. Han tocado el pase con la punta de los dedos haciendo dudar al Bernabéu.

El Cádiz buscará otra víctima del sur en Sevilla, Formentera luchará con uñas y dientes contra el Alavés de Abelardo, Lleida querrá morder al Atlético de Simeone y Numancia tendrá que resistir el asedio del Madrid de Zidane.

Bien es cierto que la Copa del Rey es una forma de aumentar los ingresos de taquilla que salvan la temporada. No se mira como un objetivo alzar el título. Se disfruta. Quizás por ello son los equipos modestos el rival más incómodo a nivel copero. No tienen nada que perder. Frente a ello: presión de un título que puede salvar una temporada nefasta, o un billete a Europa. Muchas veces son las estrellas las que parecen no tomarse la competición en serio. Se echa de menos el partido único en estos casos.

Hazañas en la Copa del Rey

En la memoria de estos “humildes” estará muy presente  el Alcorconazo sufrido por Pellegrini, aquel Toledo que eliminó al Madrid de  Vicente del Bosque. La Gramanet tumbó al poderoso Barcelona de Rijkaard. Otro entrenador culé, Louis Van Gaal, sufrió eliminación copera temprana por parte del Novelda.

Marca Alcorcón Copa del Rey

El Alcorcón endosó un global de 4-1 al Madrid

Muy posiblemente saldrán a morder desde el minuto uno, pues una gran baza a su favor es que se les infravalore. En cualquier juego de estrategia, esto es como pegarte un tiro en el pie.

Así que incomodar al máximo al rival sera una máxima durante los noventa minutos. No dejar huecos y jugar muy en bloque. Podremos disfrutar de magníficos ejemplos de fútbol solidario en estos partidos de enero. Cada jugador, trasformado en pulmón del compañero cuando falten las fuerzas.

Al final de todo, el fútbol son once contra once. No importan presupuestos ni prestigios. Esperemos más sorpresas en esta Copa del Rey, por el bien del fútbol.

Sobre El Autor

Monologuista. Guionista y Director de Cortometrajes. Ha colaborado en diversos medios de comunicación: A un metro de Sevilla, A vista de Águila, Lebrija Digital. Radio Triana Y Onda Guillena. Colaborador habitual del periódico Montilla Digital con su sección de relatos La putada de ser piano.Es Miembro del Grupo de Investigación Influencia de los Géneros Periodísticos y de las Tecnologías en la Comunicación Social de la Facultad de Comunicación de Sevilla.

Artículos Relacionados