Se estima que los especímenes de seres humanos de género masculino continúan creciendo hasta los 23 años de edad. Lógicamente, es al principio de la adolescencia cuando el crecimiento es más marcado, es lo que llamamos la época del “estirón”. Cuando encuentras a un jugador de fútbol que, con 19 años, ya mide 1’96 metros, resulta inquietante pensar hasta dónde puede llegar. Este muro del que hoy vamos a hablar es Dan Axel Zagadou, el central francés que, a sus 19 años, se ha hecho con la titularidad en el Borussia Dortmund de Lucien Favre.

Por supuesto, es un central que se caracteriza principalmente por la gestión de su enorme tamaño. Va de maravilla por alto, tanto en defensa como en ataque, siendo muy peligroso en las estrategias a balón parado. Sin ser demasiado rápido, es ágil para su envergadura y tiene suficiente habilidad con el balón en los pies para no tener problemas. De hecho, es capaz de cumplir como lateral izquierdo, algo que demostró la pasada campaña. También tiene buena salida de balón, más que por precisión, por la tranquilidad que luce cuando le toca mover la pelota. Esta es una cualidad muy agradecida para su equipo, que gusta de sacar el balón jugado. Además, siempre viene bien tener un central zurdo de nivel, ya que no abundan en el mercado.

Dan Axel Zagadou nació en Creteil, una pequeña ciudad del área metropolitana de París, el tres de junio de 1999, aunque su ascendencia es costamarfileña. Empezó en la cantera del equipo de su localidad, el US Cretéil – Lusitanos, un clásico modesto de Francia que en sus mejores momentos a llegado a disputar la Ligue 2. Allí ingresó con solo siete años y se mantuvo hasta los doce, cuando dio el salto a la estructura de la academia del gran club de su país: el París Saint Germain.

Desde los doce años, Zagadou fue quemando etapas rápidamente. Su físico y carácter tranquilo le hacían mostrar pocos problemas para poder enfrentarse a niños más mayores que él. Con 15 años pasó también a integrar las selecciones inferiores de Francia, debutando en la sub 16, de la que incluso fue capitán en un par de ocasiones. Su primer acercamiento a la élite se produjo en 2015, con 16 años recién cumplidos debutó en la UEFA Youth League, en una goleada ante el Shakhtar Donetsk.

Aunque era considerado como una de las perlas de la cantera parisina y siendo un fijo en las selecciones inferiores galas, la falta de oportunidades en el primer equipo le hizo marchar en el verano de 2017 hacia Alemania, donde rechazo una oferta del RB Leipzig para integrarse en el Borussia Dortmund de la mano de Peter Bosz. Allí, la lesión de Schmelzer a principio de temporada le mandó como solución de emergencia para el lateral izquierdo. Le sirvió para foguearse en el fútbol profesional, disputando once partidos de la primera vuelta e incluso anotando un gol, además de un par de partidos en Champions League. La vuelta de Schmelzer y la presencia de Guerreiro le dejaron sin lugar en el lateral, mientras que como central quedaba relegado por detrás de Toprak, Sokratis o Akanji.

Dan Axel Zagadou Dortmund

Una vez destituido Bosz, Peter Stöger contó aun menos con él, tan solo en algún partido suelto de Europa League o de la Pokal, cerrando una primera temporada en Alemania con mal sabor tras un arranque esperanzador.

La presenta campaña ha sido la de su auténtica explosión. Aunque partía por detrás de Diallo como central izquierdo en los planes de Favre, una expulsión del francosenegalés en la cuarta jornada de liga le abrió el camino de la titularidad. Sus intachables actuaciones y su buena coordinación con el suizo Akanji (su compañero como central) le han asegurado la titularidad desde entonces, tanto en Bundesliga como en Champions, sin que le tiemble el pulso a pesar de sus 19 años, llevándole a debutar ya con la selección sub 20 y a ser reclamado por algunos como un jugador a tener en cuenta por Deschamps si tiene problemas con los centrales en alguna convocatoria.

En el partido de este fin de semana, ante el Friburgo, tuvo que ser sustituido en el minuto 37 con problemas en un tobillo, esperemos que no le suponga muchos problemas, ahora que su progresión se había acelerado. En Dortmund temen que no llegue al derby del próximo sábado ante el Schalke 04.

Aunque ya se encuentra en un equipo grande, a la progresión de Zagadou, a su prodigioso físico y su madurez en el terreno de juego, se le va sumando la experiencia, no tendrá techo. Más a sabiendas de la costumbre del Dortmund de criar estrellas jóvenes para venderlas a buen precio. Un central zurdo como él pronto será rifado por las mayores fortunas del fútbol europeo.

Así que, en Dortmund o donde sea, tenemos Zagadou para rato. Un central para muchos años y que dará mucho que hablar.

Dan Axel Zagadou Marco Reus Dortmund

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.