Dejarse llevar por el aspecto físico de una persona es un error que todos hemos cometido en alguna ocasión. A mi me pasó con un futbolista. El día que Beñat debutó en el Betis cometí ese fallo. Tardó escasos minutos en trasformar la burla en admiración.

El caso es que el Betis se enfrentaba al Granada en la primera jornada de Liga de la temporada en la que el club verdiblanco logró el ascenso a la máxima categoría del fútbol español. Los de Mel iban ganando 2-1, pero el rival apretaba y era dueño y señor del partido.

El entrenador bético movió ficha y reforzó el centro del campo prescindiendo de un futbolista de banda: salió Beñat por Momo ¿Y ese quién es? me pregunté. Bajito y no tan fino como ahora, las pintas del futbolista vasco no eran las más estandarizadas para ser un jugador de fútbol. Pero resulta que fue entrar el de Igorre y, en solo cinco minutos, el Betis se puso 4-1 en el marcador.

Beñat agarró la pelota y el Granada no la vio ni en pintura. Tres días más tarde, en la primera eliminatoria de Copa del Rey, el vasco fue titular y logró anotar un soberbio golazo para empatar un partido que terminó ganando el Betis.

Beñat lanza falta Real Betis

Uno de tantos goles de falta de Beñat con la camiseta del Real Betis

Fue solo el comienzo de tres temporadas en las que el centrocampista ejerció de líder del juego de un equipo que consiguió ir superando objetivos hasta lograr una impensable clasificación para la Europa League.

Llegó a ser internacional en cuatro partidos y se convirtió en leyenda histórica del club de Heliópolis con sus dos goles de falta en la victoria en Nervión en mayo de 2012. Quedarán para el recuerdo de los que sentimos en verde, blanco y verde muchos partidazos y goles espectaculares de Beñat, pero como los dos conseguidos frente al eterno rival, no hay alguno que se le acerque. No hace falta decir cuánto le echa de menos la afición y, sobre todo, el equipo bético.

Se habló mucho del interés de equipos importantes hacia Beñat, que acabó siendo traspasado al club donde se formó como futbolista: el Athletic Club de Bilbao. Aunque empezó como titular indiscutible, el rendimiento del ex bético no ha sido el esperado y, últimamente, apenas cuenta para Valverde. Esta noche es muy probable que participe en el Villamarín frente a sus antiguos compañeros. No tengo dudas de que será recibido con respeto y admiración.