Este fin de semana se juega el partido que paraliza y centra la atención de todo buen futbolero, tal vez el Clásico más importante de los que se disputan en cualquier país. Un Real Madrid – Barça siempre es algo especial.

Tras la remontada blanca, que le hace llegar cuatro puntos por encima de su rival, parece fundamental para el desarrollo del campeonato, pero no decisivo. La presencia de un tercer invitado a la fiesta de la lucha por la Liga, el Atlético de Madrid, y las sorpresas que puedan deparar las siguientes nueve jornadas, hacen que definir el Clásico como decisivo me parezca exagerado.

En función de lo que ocurra este fin de semana se abrirá una perspectiva muy diferente para las jornadas finales, donde los tres contendientes tendrán, además del desgaste que les supongan las eliminatorias de Champions o la final de Copa, partidos trampa en los que perder puntos tan inesperados como necesarios.

Cristiano Ronaldo y Lionel Messi clásico

Esta jornada 29, trae el Clásico y además un Betis – Atlético de Madrid que, en vista de los tropiezos de los rojiblancos en Almería o Pamplona, no debe ser tan fácil para el segundo clasificado. Más aún cuando el Betis de Gabriel Calderón parece haber cogido buen ritmo. El desgaste por el derbi sevillano de Europa League puede jugar a favor de los del Cholo, pero sin duda se trata de un partido trampa.

La siguiente jornada, la número 30, tiene trampa en sí misma, se juega entre semana, lo cual puede despistar a algún equipo. La mayor complicación le puede venir al Real Madrid que, con la resaca del Clásico aun en el cuerpo, viaja a enfrentarse al Sevilla, siempre correoso, en el Sánchez Pizjuán.

El premio gordo de la jornada 31 se lo reparten entre el Barça, con derbi en Cornellá ante el Espanyol, y el Atlético de Madrid, que viaja ni más ni menos que a Bilbao.

Todo esto en solo tres jornadas que se disputan en diez días, demostrando que el Clásico no lo va a ser todo en lo que a la resolución de la Liga se refiere. Pero hay más.

Al Real Madrid le queda visitar San Sebastián, Valladolid y Vigo, o recibir al Valencia. Al Atlético, con el calendario más difícil de los tres, le queda visitar los dos estadios de Valencia o recibir al Villarreal. El FC Barcelona también tendrá partidos complejos, como las visitas a Villarreal o Granada y recibir al Athletic.

Mención aparte merece la última jornada, Real Madrid – Espanyol y FC Barcelona – Atlético de Madrid. Según quien llegue con opciones podemos ver al Barça ganando al Atleti y regalándole la Liga al Real Madrid, a un Atlético peleando con los azulgrana para beneficiar a sus vecinos y rivales merengues, al Espanyol tratando de vencer en el Bernabéu para servirle en bandeja el título a los culés… o una serie de biscotti (o pasteleos, siendo más castizos) que escandalizarían a Tebas.

Se promete una recta final de Liga de lo más emocionante, con oportunidades y tropiezos para los tres de arriba y emoción a raudales. Para arrancar, el Clásico, para decidir, mucho terreno aun.

Real Madrid Atlético