Partamos de una base fundamental: Vicente del Bosque es el seleccionador, el máximo responsable (junto a su equipo de colaboradores, claro está) de la lista de jugadores que ayer presentó y el técnico que dedica su día a día desde hace ocho años a analizar y convivir con los jugadores, a elaborar un plan de juego y a decidir quienes se acoplan mejor a ese plan. Todos queremos saber y opinar de fútbol, sobre todo cuando se trata de la selección, pero, más allá de las críticas legítimas por gustos, filias y fobias, debemos respetar la decisión de un entrenador que, como todos, pretende hacer lo mejor para su equipo. Además, en este caso, el seleccionador ha sido campeón del mundo y de Europa, por lo que, aunque en mi opinión lo mejor que ha hecho Del Bosque es seguir la línea que marcó Aragonés, algo de sabiduría habrá acreditado.

Sirva ese primer párrafo como manual explicativo de lo que quiere ser un análisis de la prelista de convocados para la Euro de este verano en Francia que nuestro seleccionador hizo pública. A pesar de que haya decisiones al respecto que no entiendo o no comparto, este es nuestro equipo y como tal ardo en deseos de empezar a defenderlo y apoyarlo en su disputa por alcanzar el hito del tercer entorchado europeo consecutivo.

Tampoco es que las sorpresas, tanto en presencias como en ausencias, sean disparatadas. Como yo, el grueso de los aficionados habrían hecho unos pocos cambios, pero seguramente casi nadie habría rehecho la lista de la cabeza a los pies. Vamos a ver un análisis más detallado de los elegidos.

Se trata de una lista de 25 componentes, más un complemento de once no seleccionados que acompañarán en los entrenamientos hasta que los jugadores de los clubes que disputan finales se vayan incorporando. Por lo tanto, deben hacerse dos descartes antes del inicio de la Eurocopa, que esperemos que no tengan que salir de lesionados de última hora. Parece probable que si se acumularan bajas alguno de los once sparrings pudieran tener hueco en el avión definitivo, aunque esperemos no tener que contar con este tipo de contingencias.

La composición de la lista incluye a cinco jugadores del F.C. Barcelona, cuatro del Real Madrid, tres de Atlético de Madrid y Chelsea, dos del Athletic de Bilbao y uno de Sevilla, Villarreal, Celta, Oporto, Manchester United, Bayern, Manchester City y Juventus. 17 que juegan en la Liga BBVA y ocho de equipos foráneos. Presenta dos debutantes (quien sabe si no acabarán siendo los dos descartes) que nunca han estado en una concentración con la selección absoluta: Saúl y Lucas Vázquez. La lista completa incluye a los siguientes jugadores:

Para la portería, el trío habitual de los últimos tiempos. Casillas y De Gea luchan por una plaza de titular que no está nada clara. Durante los partidos de clasificación y los amistosos previos ambos han ido alternando. La experiencia, la costumbre y los galones de la capitanía parecen dar ventaja a Casillas; el estado de forma, la brillantez de sus actuaciones durante la temporada y el futuro, abren paso a De Gea. Tal vez sea la mayor duda con la que llega esta selección al inicio de la Eurocopa. Con el rol de tercer portero muy claro queda el sevillista Sergio Rico, brillante portero joven en el que Del Bosque tiene mucha fe y que va cogiendo experiencia acompañando al grupo y esperando su oportunidad.

En defensa, dos centrales titulares claros e indiscutibles: Piqué y Sergio Ramos. Dos de los mejores centrales del mundo que tendrán que acoplarse y demostrar su nivel olvidando rivalidades o excentricidades. Como central suplente aparece Bartra, con pocas oportunidades en el Barça, pero que en la selección suele cumplir y mantiene la confianza. El canterano culé le ha ganado la partida a un canterano madridista, Nacho, que vive una situación parecida en su equipo. Una de las demostraciones de que el seleccionador trata al grupo con ciertos criterios de club.

Para los laterales, una pareja por cada banda y algunas ausencias que indican el buen nivel de los españoles en esta posición. En la izquierda, el eléctrico Alba debe ganar el puesto al siempre cumplidor Azpilicueta. En la derecha hay mucha igualdad entre Juanfran y Carvajal, aunque el colchonero parece favorito a la titularidad. Las ausencias de Mario Gaspar, Héctor Bellerín (nombrado mejor lateral derecho de la Premier y presente en la lista de sparrings de esta concentración), Aleix Vidal o Alberto Moreno hablan de la variedad de opciones en banda defensiva.

El centro del campo es, como siempre, la línea distintiva de La Roja, con cualidades y opciones muy variadas. Para el pivote defensivo el titular claro es Busquets, uno de los mejores del mundo en su posición, al que acompañan en esta lista San José y Bruno. Ambos han ido turnando apariciones en los últimos tiempos, si bien de esta pareja podría salir uno de los dos descartes. La ventaja de San José es su versatilidad, que le podría hacer cuarto central si fuera necesario. Bruno propone veteranía y fiabilidad, un jugador completo en el medio campo al que tan solo le falta una pizca de brillantez para alcanzar el nivel de fijo en la selección. No obstante, echo de menos a Javi Martínez, cuyas lesiones han dejado fuera de ser opción para la selección en este curso, y una oportunidad para Gabi, que la lleva mereciendo desde antes del Mundial de Brasil y que ya nadie espera que la vaya a recibir de manos de este seleccionador (tal vez por el affaire de aquel Levante – Zaragoza, quien sabe).

Si Busquets es fijo, el resto del centro del campo dependerá del plan que se escoja para cada partido. Como interiores más o menos posicionales pueden funcionar Koke, Saúl, Thiago o Cesc. Los dos colchoneros ofrecen trabajo y despliegue físico además de calidad. Koke debe ir definiendo su rol en La Roja, que tras varios años no termina de coger el sitio ni los galones, tal vez su verticalidad no termine de cuajar con el ritmo más pausado de la selección, pero el buen momento en el que está terminando el curso puede provocar que éste sea su torneo. Saúl es debutante, pero el peso que cogió en el brillante curso atlético tras la lesión de Tiago ha supuesto un paso fundamental en la carrera de un futbolista que lleva tiempo siendo mimado como futuro crack. No en vano cuando estuvo cedido en el Rayo, Paco Jémez aseguraba que sería internacional. Es todo un pulmón que, poco a poco, va aprendiendo a tomar mejores decisiones y a soltar nervios.

En cuanto a Thiago Alcántara, las lesiones habían frenado la explosión definitiva del que debía ser timón principal de esta selección. Sabe ser Xavi, Iniesta y Cesc al mismo tiempo, y solo le falta continuidad para poder ser considerado sin duda uno de los mejores medios del mundo. En cuanto a Fábregas, es uno de esos fijos de los que Del Bosque no ha querido desprenderse a pesar de hacer un año muy irregular. Aunque viene jugando en el centro del campo, podremos verle este verano como “falso nueve” o al menos muy asomado al área. Veremos si su rendimiento mejora alejado de las revueltas aguas de Stamford Bridge. Lamentar la ausencia casi obligada por sus problemas físicos de Cazorla, un hombre sin suerte con las fases finales.

Mirando hacia arriba, Iniesta e Isco deben poner la magia, siendo maestro y discípulo aventajado, si bien la temporada del madridista no ha sido la más esperanzadora para asumir un campeonato de este nivel, entrando en la lista más por lo que se sabe que es capaz de hacer que por lo que está haciendo últimamente. Como medios o como delanteros abiertos a banda pueden ser utilizados Silva y el debutante Lucas Vázquez. El primero ha sido el faro del juego del City y espera ser uno de los líderes de esta selección, aunque las lesiones no le hayan dejado rendir al mismo nivel toda la temporada. El segundo se ha destapado como alternativa a la inamovible BBC, desbancando a Jesé a base de trabajo, velocidad y resolución. Sorprende que se cuente con Lucas y no se contara con Callejón en temporadas anteriores, que con características parecidas había despuntado en el Nápoles. Mata podría haber sido otra opción, aunque el desbarajuste del United de Van Gaal ha hecho complicado que destacara, el tren de la selección, de momento, no pasa por su vía.

Arriba, Nolito y Pedro como acompañamiento y Morata junto a Adúriz como puntas natos, si bien me parece bastante probable que en algún partido salgamos sin “9”. Lo del céltico es una decisión clara, ya que su arranque de temporada fue sencillamente espectacular. Una incómoda lesión le dio un tiempo de descanso a mitad de curso que puede incluso venirle bien para afrontar en forma el verano. Pedro es una de las dudas presentes en este grupo. Siempre ha cumplido con España, parece que incluso se le agradece por parte del seleccionador el esfuerzo de cambiar de aires para tener más minutos (cambió el Barça por el Chelsea), pero su rendimiento ha dejado que desear, como el de todo su club.

Tampoco ha sido el mejor curso de Morata. En franca competencia con Mandzukic y Dybala por la titularidad, ha alternado grandes actuaciones con fases más grises, sin embargo, Del Bosque ve en él un hombre joven que debe estar en el futuro de la selección, pero que además ha sabido adaptarse al tipo de juego de La Roja, cumpliendo en sus oportunidades. Adúriz está casado con el gol y, aunque sorprende que Del Bosque tardara tanto en llevarlo, apunta a plan B, a recurso de emergencia en caso de tener que adoptar un juego más directo en partidos más desesperados.

Era obligado en la delantera que se echara de menos a algunos jugadores, ya que existía bastante igualdad. Con el corazón en la mano, tenía esperanzas de que contara con Torres, cuya recta final está siendo espectacular, pero seguramente para Del Bosque eso sería una vuelta a otra época con la que ya no cuenta, además, el estilo de España no termina de cuadra con el fútbol de espacios abiertos en el que mejor se mueve el de Fuenlabrada. El mismo problema tiene Diego Costa, que no ha aprovechado sus oportunidades y al que tampoco ayuda su consabido carácter indómito y, a veces, pendenciero. Menos explicación le encuentro a la ausencia de Paco Alcácer. Este delantero es una de mis debilidades, completísimo para jugar en ataque, se ha visto perjudicado por la triste temporada del Valencia, pero ha sido de los pocos cumplidores en esa plantilla, además de cosechar buenas actuaciones con España. Una pena que se quede fuera, ya que me da la impresión de que acabará siendo indiscutible en la selección.

Los jóvenes que acompañarán al grupo en los entrenamientos serán Asenjo y Pau López como porteros; Bellerín, Diego Llorente, Meré y Jonny como defensas; los medios Fornals, Asensio y Denis Suárez o los atacantes Iñaki Williams y Oyarzábal (ojo con la progresión de este chico). Todos ellos acudirán ilusionados, aunque algunos como Asenjo, Bellerín o Williams han estado o están muy cerca de tener puesto entre los fijos de la selección.

Iñaki Williams

Así que ya tenemos las cartas sobre la mesa, se acerca la fecha y la selección, aunque con dudas, tiene derecho a hacernos soñar con otro verano glorioso… o con otro descalabro como el del Mundial de Brasil.

Sobre El Autor

Director Adjunto

Futbolero y colchonero desde 1978. Sé por qué soy del Atleti, pero no puedo explicarlo. Si quieres hablar de fútbol, aquí tienes un amigo.

Artículos Relacionados