2 de mayo. Día de la Comunidad de Madrid. Derbi madrileño en las Seminales de la Liga de Campeones. Real y Atlético se enfrentan por cuarta vez en competiciones europeas. En las tres ocasiones anteriores, los madridistas se llevaron en gato al agua. Esta noche empezaremos a ver quién da el primer golpe sobre la mesa.

El que vea el partido desde una perspectiva imparcial, seguro que disfrutará de lo lindo de la eliminatoria. No porque se prevea un gran espectáculo futbolístico, pero la pasión, la intensidad, la épica y la emoción están garantizadas, y eso también resulta atractivo. Por los antecedentes y por el discurrir de la temporada, podríamos pensar que los de Zidane parten como favoritos. Aunque ya sabemos lo que se suele decir en un partido como estos: no hay favoritos, todo está muy igualado…En esta ocasión, el tópico creo que es justo.

Porque además enfrente está un equipo que tiene entre ceja y ceja la Champions League. Simeone, como el resto de aficionados colchoneros, está obsesionado con lograr este título. No hace falta recordar lo cerca que ha estado en 2014 y 2016. Y este año no quiere, bajo ningún concepto, que se le escape. Por lo menos tiene la tranquilidad de que no se encontrará con Sergio Ramos en la Final si el Atlético se clasifica.

Savic puede ser la apuesta de Simeone para el lateral derecho

Uno de los puntos clave de este partido de ida puede estar en la banda izquierda blanca. Las peligrosas internadas de Marcelo pondrán a prueba al lateral derecho rojiblanco. Ni Juanfran, ni Vrsaljko, ni Giménez estarán a disposición de Simeone, que tiene un verdadero quebradero de cabeza en esa posición. Puede optar por Thomas, como hiciera en Las Palmas tras la lesión de Giménez; otra opción es la de echar al costado a Savic y jugar con Godín y Lucas en el centro de la defensa; y la tercera opción fiable es las de apostar por Thomas pero en sistema con tres centrales y dos carrileros, donde el ghanés sería uno de ellos. Porque pensar en Koke como lateral derecho me resulta descabellado, por mucho que el canterano atlético haya jugado ahí alguna que otra vez.

Y en el otro banquillo la duda que ronda por la cabeza del entrenador parece estar más clara. La baja de Bale será sustituida en el once titular por Isco. El malagueño no jugó frente al Valencia y parece evidente que saldrá de inicio en la alineación de Zidane. El Real Madrid pierde velocidad arriba pero gana control en el centro del campo, más claridad a la hora de elaborar jugadas de ataque y la magia y el duende de un futbolista especial. Las cartas están sobre la mesa. Es hora de sentarse frente al televisor y disfrutar de este gran partido.

Sobre El Autor

Apasionado del fútbol y Bético por encima de todas las cosas. Continuamente pendiente de la actualidad del club verdiblanco, disfruto y sufro con las alegrías y sinsabores del Betis. Ser Bético es real como la vida misma, ya que uno aprende a levantarse tras continuas caídas. Y ahí está la verdadera fuerza del Betis: en sobrevivir a los contratiempos.

Artículos Relacionados