Leyendo el otro día el artículo de nuestro compañero Carlos Serrano Martín sobre la polémica generada con la nueva camiseta de la Selección Española me entró nostalgia y, como es un homenaje a la usada por España en el Mundial de 1994, me puse a ver vídeos de ese campeonato.

Y cuando vi el gol de Jon Andoni Goikoetxea a Alemania pensé en el veloz futbolista navarro. Yo le recuerdo a partir de su fichaje por el Fútbol Club Barcelona. Llegó siendo un eléctrico extremo y Johan Cruyff le convirtió en lateral para su Dream Team. Como blaugrana ganó cuatro Ligas, tres Supercopas de España, una de Europa y la mítica Copa de Europa lograda en Wembley en 1992.

Goikoetxea celebra una Liga con Ferrer y Zubizarreta

Goikoetxea celebra una Liga con Ferrer y Zubizarreta

Antes de recalar en Can Barça, Goikoetxea había debutado en Primera División en el Club Atlético Osasuna y también defendió la camiseta de la Real Sociedad durante dos temporadas, cedido por el club barcelonés. Tras el Mundial de Estado Unidos fichó por el Athletic Club de Bilbao, acabando su carrera futbolística en 1999 en el club osasunista, previo paso durante un año por la Liga Japonesa en las fila del Yokohama F. Marinos.

Me encanta y me fascina cuando me pongo a ver la trayectoria de futbolistas ya retirados ver su paso por los escalafones inferiores de la Selección Española. Viendo la carrera de Goikoetxea, observé que disputó con España Sub 20 el Mundial de 1985 disputado en la URSS. En ese campeonato coincidió con compañeros muy conocidos: Julen Lopetegui, Marcelino García Toral, Juan Carlos Unzué, Fernando Gómez Colomer y Nayim entre otros. Este equipo llegó a la Final, perdiéndola frente a Brasil por 1-0.

Sobre El Autor

Apasionado del fútbol y Bético por encima de todas las cosas. Continuamente pendiente de la actualidad del club verdiblanco, disfruto y sufro con las alegrías y sinsabores del Betis. Ser Bético es real como la vida misma, ya que uno aprende a levantarse tras continuas caídas. Y ahí está la verdadera fuerza del Betis: en sobrevivir a los contratiempos.

Artículos Relacionados