En la pasada gala del premio The Best, todos los focos estaban centrados en Cristiano Ronaldo, que se llevó el galardón como mejor jugador. Pero ahí también estaba su homónima femenina y no podía recaer en otra que no fuera Lieke Martens. Pese a no poder acudir a recoger su galardón al estar concentrada con su selección para enfrentarse a Noruega en partido clasificatorio para el Mundial de 2019, la jugadora recibió el premio con sus compañeras ‘orange’.

La joven holandesa no puede negar que este 2017 es su gran año. Comenzó proclamándose campeona de Europa en la Euro disputada en su país con su selección haciendo caer todos los pronósticos, le siguió el ser elegida mejor jugadora de dicho torneo al marcar tres goles y dar dos asistencias. En agosto recibió el premio de la Uefa a mejor jugadora europea anteponiéndose a la danesa Permille Harder del Wolfsburgo y a Dzsenifer Marozsan del Lyon.

Lieke Martens ahora es simplemente The Best, la mejor. En esta ocasión superó con un 21% de los votos a la estadounidense Carli Lloyd del Houston Dash que estuvo unos meses cedida al Manchester City y a la joven venezolana Deyna Castellanos, de 18 años, del Santa Clarita Blue Heat.

Para homenajearla, la marca que la patrocina, Nike, ha creado una edición exclusiva de las botas Mercurial con los colores azul y naranja en honor a su selección y escrito su nombre y en la parte trasera el escudo de su selección.

Fuente: Nike

Botas Nike en homenaje a Lieke Martens

Desde bien pequeña, Lieke Martens tuvo claro que su sueño era ser jugadora de futbol y estaba dispuesta a todo para lograrlo. Dejó su casa a los 15 años y ahora nota que la gente la reconoce por la calle. Se le hace raro pero no le molesta. No quiere cambiar su manera de ser ni su forma de vida. Sabe que ello significa que el futfem está creciendo aunque es consciente de que nunca llegará a ser comparable al futbol masculino. Es por ello que va a seguir estudiando porque sabe que cuando se retire no va a poder vivir del futbol.

En su carrera futbolística ha jugado en cinco países, defendido la camiseta del Heerenveen y Venlo holandeses, el Standard de Lieja belga, el  Duisburg alemán, Goteborg y Rosengard suecos para hacerlo actualmente en el Barcelona, donde lleva cuatro goles y cuatro asistencias.

Si se le pregunta por qué fichó por el conjunto culé, responde primero aludiendo a la figura de Johan Cruyff, para seguidamente confesar que le enamoró el juego técnico azulgrana que la temporada pasada disfrutó y sufrió en propia carne al caer eliminada en cuartos de la Champions, porque la directiva azulgrana le dijo que iba a apostar fuerte por el futfem para acabar diciendo que en Barcelona juega el mejor del mundo. Ahora lo hacen el y la mejor del mundo.

Lieke Martens se echa presión a la espalda y reconoce que es una obligación el tener que ganar la Liga y la Copa, aunque en cuanto a la Champions cree que pronto pero no cierra ninguna puerta, ya sabe que en verano ella y sus compañeras ‘orange’ derribaron todo favoritismo y pronóstico para devolver el trono europeo a su país, tras la primera Eurocopa conseguida en 1988.

Sobre El Autor

Redactora, experta en fútbol femenino

De pequeña me despertaba el himno del Barça que se colaba por mi ventana y me dormía cansada de darle patadas al balón mientras imaginaba un futbol femenino de repercusión. Y como #SoñarEnGrande me gusta, aquí estamos para dar un empujoncito. Culé de nacimiento, viviendo el deporte con pasión.

Artículos Relacionados