México, Mundial de 1986… el que pasaría a la historia como “el Mundial donde Argentina jugó con Dios“.

Se trataba de un Dios zurdo, de 25 años y apenas 166 cm de altura pero con un don que nadie había visto con anterioridad. Diego Armando Maradona capitaneó a la albiceleste, dirigida por Carlos Salvador Bilardo, y la llevó en volandas hasta el tan ansiado cetro mundial.

“Estuve a punto de aplaudir”. – Gary Lineker

El camino no fue sencillo, sobre todo en el enfrentamiento de Cuartos de Final contra la Inglaterra de Lineker. Pero ahí estaba él, agarró la bola en el medio campo y recorrió 40 metros con una sucesión de regates inverosímiles hasta plantarse en el área de un atónito Shilton que, poco pudo hacer con su desesperada salida al encuentro del mito de Lanús. El gol de Maradona y la narración de Víctor Hugo Morales son ya leyenda.

Sobre El Autor

Fundador y Director

Nací en Murcia y crecí viendo al Barcelona de los Romário, Laudrup y Stoichkov. El fútbol de posesión y la figura del 4 son las claves.

Artículos Relacionados