Soporífera primera parte de un Barsa que aburrió hasta la extenuación. El tempranero gol de Pedro presagiaba una victoria por la vía rápida, nada más lejos de la realidad. Toque infinito y estéril, circulación lenta de balón y los jugadores pensando en unas vacaciones que aun no habían llegado.

La suerte es que delante estaba el Córdoba, equipo muy blando que demasiado hizo con aguantar 45 minutos. Como muestra de la diferencia de plantillas, el lateral izquierdo del conjunto andaluz salió de la cantera del Barsa ya que se consideró que ni siquiera tenía nivel para jugar en el B.

La segunda parte del partido vio como Suárez se desquitaba de su sequía goleadora en Liga. A partir del tanto, el equipo mejoró y los goles se sucedieron hasta terminar con un 5 – 0 mucho más acorde con lo esperado.

No será hasta el 4 de enero cuando el Barcelona vuelva a la competición. Quedan días de reflexión por delante en los que el aficionado culé espera que los malos augurios queden despejados.

Ayer se dio la peor entrada de la temporada en el Camp Nou y ese es el mejor termómetro de que el equipo no engancha. Hubo un tiempo en el que la gente “mataba” por una entrada con independencia del rival. Sin embargo, eso es parte del pasado y es que el Barsa dejó atrás hace tiempo la excelencia para bajar a Primera División.