Este año las apuestas son claras, tirando a transparentes: el Balón de Oro se lo disputan Franck Ribéry y Cristiano Ronaldo. Messi, entre lesiones y no lesiones, se ha quedado un poco lejos de la batalla por el premio.

El madridismo ha demostrado un apoyo firme al portugués durante el arranque de esta temporada, aunque con el numerito de Blatter veremos a ver como acaba la cosa. Sinceramente, creo que si estuviera en manos del señor presidente de la FIFA elegir al ganador, el comandante se volvería a quedar con la misma cara de póker que durante los 4 años anteriores.

Hasta mañana tienen los votantes, seleccionadores y capitanes afiliados a la FIFA, para decidir quién se lleva el gato al agua, así que, por si aún estoy a tiempo de convencer a alguno de estos mandamases del universo-fútbol, quiero dejar patentes las razones por las que Cristiano debería volver a ser Balón de Oro:

Es un premio individual. Ribéry ha conseguido un triplete increíble con el Bayern pero lo que realmente se valora (o se debería valorar) son las actuaciones personales del futbolista a lo largo del año. Cristiano demuestra y recuerda en cada partido que su trabajo sobre el terreno de juego es impecable.

Los números hablan por sí solos. El luso ha marcado 62 goles en 53 partidos entre el Real Madrid y Portugal, Ribéry menos de un tercio: 20 goles en 47 partidos. Los dos juegan en la misma posición y los dos parten desde la izquierda, no hace falta decir más.

Cristiano es indispensable para el Real Madrid. Su rendimiento afecta positivamente al del equipo convirtiéndose en protagonista de casi todas las jugadas y goles del conjunto blanco. Por su parte, Ribéry ha tenido sus más y sus menos en el Bayern llegando a quedarse en el banquillo en algunos partidos.

Ronaldo se supera cada año. Lleva tres años consecutivos marcando más de 60 goles y la progresión del futbolista debería ser un detalle importante a valorar, más que los títulos de los clubes por ejemplo.

He ahí la cuestión, si el Balón de Oro premia al mejor de un año, ¿no sería injusto que el portugués volviera a casa con las manos vacías un año más?

El Balón de Oro, como cada año, estará muy disputado

El Balón de Oro, como cada año, estará muy disputado