Lamentablemente, más veces de las deseadas, el mundo del fútbol se ve salpicado por ejemplos de mala educación, de mal comportamiento y de situaciones violentas. No obstante, el balompié tiene un carácter educativo y sociabilizador innegable.

Permítanme que les hable de mi trabajo. Yo estoy contratado por el Ayuntamiento de San Juan de Aznalfarache (Sevilla) como Animador Sociocultural y una de mis funciones, la principal, es combatir el absentismo escolar en dos centros educativos. En uno de ellos, un Instituto de Enseñanza Secundaria, una liga de fútbol sirve para educar y paliar las faltas de asistencia a las clases.

Alumnos del IES San Juan en un partido del campeonato

Para incentivar y motivar al alumnado, un torneo de fútbol (en este caso fútbol 3×3) es un buen reclamo. Además, para que la motivación sea mayor, se ha creado una página web en la que se puede seguir la actualidad del campeonato. Lo que habríamos dado muchos de nosotros por disponer de estas herramientas en nuestra época de estudiantes.

A parte de fomentar la asistencia al instituto, con la disputa de este torneo, se trabajan las relaciones personales y sociales, basadas en el respeto, la aceptación de normas y la convivencia tolerante con compañeros de otros países, razas, etnias y religión. Este aspecto es primordial.

De hecho, entre los treinta alumnos que han participado en la liga, nos encontramos con colombianos, dominicanos, marroquíes, españoles, jóvenes de etnia gitana y profesantes del Islam. Es fundamental educar en los valores anteriormente citados para que los estos adolescentes se formen aceptando el multiculturalismo de nuestra sociedad.

Por desgracia, los últimos atentados de París y la actual amenaza terrorista pueden provocar altercados racistas y hay que incidir y machacar en tener una convivencia pacífica y respetuosa. Y para que todo esto llegue a buen puerto, el fútbol es una herramienta muy eficaz y contundente.

Dijo Valdano que “el fútbol es lo más importante entre las cosas menos importantes”. Utilicémoslo para cambiar y mejorar las cosas que realmente importan y que son los pilares de una vida digna y bonita.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.