Podría hablar del gran espectáculo que nos brindaron ambos equipos. Del “problemón” que tiene Zidane con Bale, un jugador de cristal al que alinea por Decreto despreciando la meritocracia. De los magníficos porteros que son Ter Stegen y Keylor Navas. Del miedo que daba mirar el banquillo del Barsa, miedo convertido en pavor cuando Luis Enrique se giraba para hacer un cambio. Pero permítanme hablar, otra vez, de Lionel Messi.

Quien escribe lleva años disfrutando de sus exhibiciones año tras año, supongo que a cualquier amante del fútbol le sucede lo mismo. Sin embargo, el culé siente que disfruta de algo que nadie jamás ha visto y probablemente verá, algo que formará parte para siempre de sus recuerdos. Una obra de arte vestida de azulgrana ante la que Stendhal no haría sino temblar.

El aficionado blaugrana es consciente de que tiene al mejor de todos los tiempos en su equipo lo que provoca que sucedan cosas como la de anoche, que pese a venir de una eliminación en Champions, de la baja de Neymar o de tener la peor plantilla de hace muchos años uno tenga en cuenta todo eso y aun así siempre piense, si Messi tiene el día no hay imposible. Y es que al contrario de lo que sucede en la fábula de Esopo, cuando Messi promete lo imposible, sabe que siempre cumplirá.

Messi cumple años como cualquier mortal, pero esto no provoca tristeza en el culé sino expectación por saber qué podrá hacer cuando retrase su posición y pase de meter las cartas en el buzón a repartirlas.

Messi es un genio, un Mozart del balón que surge una vez en la historia. Messi engrandece el fútbol. Y es que…

El fútbol es Messi.

Lionel Messi mostrando camiseta al Bernabeu

Messi viniendo a decir: “Soy el Rey, y también reino aquí”

4 Respuestas

  1. michel

    Que Messi cumpla años no da tristeza, pero si produce cierta rabia. No sólo por que quedan menos años por disfrutar de él, si no por que el Barça con él debiere ganar seis champions cuanto menos y llegar a diez ligas en su haber. Es algo personal, pero esas cifras las tengo marcadas como es lo que debiere ganar. Las ligas, aún no ganando esta presente lo veo factible, las champions no tanto. Una en seis años es demasiado poco, su tiranía en Europa tendría que ser mayor.

    Responder
    • Antonio Ros

      Gracias por leernos Michel. La verdad es que se va a quedar corto el número de Champions que Messi gane con el Barsa. Para mi aquella que se llevó el Inter de Milan con el gol anulado a Bojan tenía que haber sido blaugrana. Un saludo!

      Responder
  2. Adolfo

    Hola Antonio,
    ¿No crees que al igual que otras veces has criticado a Luis Enrique en este partido habría que decir que acertó con la táctica? Liberó a Messi y permitió que se moviese por la zona de Casemiro. Ni Luis Suárez ni Paco Alcácer brillaron mucho, pero es porque fijaron a los defensas centrales. Por otra parte durante la temporada no te has cansado de criticar al centro del campo del Barça y, sin embargo, ayer, para mí, se comió al centro del campo del Madrid, ni Kroos, ni Modric, ni Casemiro ni Asensio estuvieron a la altura.
    Mención aparte merece Sergi Roberto, hacer esa jugada en el minuto 90 es de estar muy bien físicamente. Estoy de acuerdo que Messi hizo un partido a la altura de los grandes genios pero creo que adjudicarle a él solo la victoria es denigrar la labor de los demás.
    Un saludo y sigue así con tus artículos, da gusto leerte.

    Responder
    • Antonio Ros

      Gracias Adolfo por leernos y por los elogios. Intento ser lo más objetivo que puedo en mis artículos y si no doy mucha bola a Luis Enrique es porque sinceramente no creo que se notara mucho su mano en El Clásico, de hecho en mi opinión sacar a André Gomes casi nos cuesta el partido. Yo habría metido antes a Denis Suárez para acabar de dormir el encuentro.
      He dedicado el artículo a la figura de Messi porque pienso que fue él quien ganó como y cuando quiso. Hubo otros jugadores que estuvieron a un gran nivel como el portero, los centrales, Rakitic y Sergi Roberto, pero el que mantuvo al Barsa en todo momento fue Messi. Que Messi bajara al mediocampo no creo que fuera táctica de Luis Enrique sino que hizo de la necesidad virtud. Con la ausencia de Neymar y Alcácer desubicado no había desborde arriba con lo que no tuvo más remedio que bajar al centro a recibir.
      Un saludo y un placer debatir!

      Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.