Alemania es la nueva campeona del Mundo. Justo premio a una selección que apostó por el buen fútbol hace unos diez años cuando Jürgen Klinsmann se encargó de dirigir al equipo.

A una generación de jugadores magníficos, se le ha añadido un entrenador, Joachim Löw, que ha sabido entender a la perfección la materia prima con la que contaba su equipo, dejando en un segundo plano el tradicional fútbol físico alemán para apostar por la técnica, el juego de posesión y el toque.

Alemania mereció el título, no tanto quizás por el partido de ayer donde Argentina dispuso de las ocasiones más claras, sino por ser de las pocas selecciones que se han mostrado fieles a una idea.

En este Mundial de Brasil que acaba de finalizar, hemos visto como la anfitriona tuvo una amnesia colectiva de su histórico jogo bonito (con su máxima expresión en el Mundial del 70), para pasar a ofrecer una especie de guerra, choque y patada a seguir. El resultado fue un juego ramplón que acabó de la manera que ya todos sabemos.

Asimismo, la Italia de Prandelli dejó claro que su gran actuación en la pasada Eurocopa fue un sueño de verano al más puro estilo Shakespeare. Eliminada a las primeras de cambio y sin el mismo Prandelli, todo hace indicar que Italia abandonará el barco del buen fútbol volviendo a su resultadista a la par que rocoso juego.

Incluso nuestra selección aplicó de manera dubitativa el estilo que tantos éxitos nos dio. Bien es cierto, que no se debió a un abandono de la idea, sino simplemente a la imposibilidad de llevarla a cabo. Llámese temporada cargada de partidos o muerte por éxito…

Podría continuar, con la subcampeona Argentina que ha ido pasando rondas a fuerza de bemoles a esperar que Messi cogiera un balón. O la mismísima Holanda (ay! qué lejos queda la “Naranja Mecánica”)

En definitiva, un Mundial de “traiciones” futbolísticas donde  Alemania es la justa vencedora. Simplemente porque el fútbol te devuelve lo que le das.

Alemania celebra Mundial 2014

Alemania, digna campeona del Mundo

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.