tododeportestv.com/santiago-canizares-el-peluquero-me-pinto-el-pelo-sin-avisarme/

El héroe del 17-N

Creo que para la inmensa mayoría de la gente de mi generación, la primera vez que vimos en acción a nuestro protagonista de hoy fue el 17 de noviembre de 1993, hace justo hoy veinticinco años, un mes y un día. Tras ese partido todos conocimos a un gran portero que tuvo una magnífica carrera futbolística, con sus luces y sus sombras, que vamos a intentar resumir en este artículo.

José Santiago Cañizares Ruiz (Madrid, 18 de diciembre de 1969) se formó en las categorías inferiores del Calvo Sotelo Club de Fútbol de Puertollano (Ciudad Real), llegando a debutar en su primer equipo con tan solo 15 años. Era evidente que estábamos ante un portero importante, con una cualidades extraordinarias que no pasaron desapercibidas para el Real Madrid.

Tras dos cesiones al Elche CF y al CP Mérida, el conjunto madridista traspasó a Cañizares al RC Celta de Vigo en la temporada 92-93, ganando ese año el Trofeo Zamora. En el club gallego se consagró en la élite del fútbol español, alcanzando la internacionalidad absoluta con España, con la que ya había sido campeón olímpico en 1992. Su debut con la selección absoluta se produjo el día que hemos citado en el primer párrafo de este artículo. Fue en el Sánchez Pizjuán de Sevilla frente a Dinamarca.

Creo que todos recordamos ese partido. España necesitaba ganar para clasificarse para el Mundial de Estados Unidos y a los diez minutos Zubizarreta fue expulsado tras zancadillear a Michael Laudrup. Entró Cañizares al terreno de juego y su actuación fue decisiva para la victoria final. Un recital de paradas espectaculares sirvieron para dejar la portería a cero y hacer valer el gol logrado por Fernando Hierro para sacar el billete mundialista.

Cañizares y Zubizarreta en el partido frente a Dinamarca. (Fuente: youtube.com)

En esa misma temporada (93-94), aparte de su debut internacional y de disputar el primer partido del Mundial’94 ante Corea del Sur (2-2), logró el subcampeonato de Copa con el RC Celta de Vigo y sus grandes actuaciones en la Liga hicieron que el Real Madrid le repescara. Le costó tres temporadas hacerse con la titularidad de la portería merengue, pero al saberse que no renovaría su contrato, dejó de jugar a finales de febrero de 1998. Durante su estancia en el club blanco ganó dos Ligas, una Liga de Campeones y una Supercopa de España.

Tras el Mundial de Francia, fichó por el Valencia CF. En la capital del Turia fue dueño y señor de la portería ché durante una década, salvo en la última de ellas. Con los de Mestalla fue partícipe de la mejor época valencianista, logrando dos Ligas, dos Copas del Rey, una Copa de la UEFA, una Copa Intertoto, una Supercopa de Europa y otra de España, tres Trofeos Zamora y llegando a disputar dos finales de Liga de Campeones de manera consecutiva en los años 2000 y 2001. Tristemente para Cañizares y todos los aficionado del Valencia CF, esas dos finales se perdieron ante el Real Madrid y el Bayern Múnich, siendo esta última especialmente dolorosa al producirse la derrota en la tanda de penaltis.

Oliver Kahn consuela a Cañizares tras perder la Final de la Champions de 2001. (Fuente: pinterest.es)

En números significativos, podemos resumir la carrera de Cañizares con los siguientes datos: 342 partidos en Primera División, 65 en la Liga de Campeones y 46 con la selección española absoluta, con la fue convocado para tres Mundiales (1994, 1998 y 2006) y otras tres Eurocopas (1996, 2000 y 2004). No hace falta recordar el perfumado motivo por el que se quedó sin el Mundial de Corea y Japón. Así que ya saben, si hoy alguien le regala por su cumpleaños un bote de colonia, que sea de plástico. Porterazo, felicidades y enhorabuena por una carrera tan brillante y exitosa.

TCT en facebook
Contenido exclusivo y sorteos