Flo has returned. Sí, ha vuelto. Llevaba un tiempo callado, silencioso, expectante ante la gestión que hace su “Pep” Zidane del primer equipo merengue. Pero este hombre, cuando habla, habla. Y cuando sentencia, sentencia. No aprende. No se deja aconsejar. No cede. No mide. Primero dispara y luego pregunta. Es prepotente y soberbio, y cuando menos te lo esperas, te cita con su ego.

La última perla la dejó caer la semana pasada, preparando la Asamblea Extraordinaria ante los socios compromisarios del club. La frase es la siguiente: “El Real Madrid no necesita un director deportivo para fichar a los mejores”. Ya está. Hala, vámonos todos a casa, que está todo dicho y hecho.

En fin, a mi me deja alucinado este exitoso hombre de negocios pero infame directivo futbolístico. La cita soltada ante los compromisarios para que no se escandalicen cuando la tengan que escuchar en vivo y en directo refleja su ignorancia y desconocimiento en materia deportiva, por mucho que acumule ya más de una década, en diferentes épocas, al frente de la presidencia del Real Madrid.

Florentino Pérez toma de posesión

Podía haber dicho “No es una prioridad para nosotros, pero entendemos su conveniencia” o bien “Para el Real Madrid no es tan importante como para clubes más modestos”. Pero no. No lo necesitan. Porque ese club se llama Real Madrid. Y cuando el Real Madrid llama a la puerta de un jugador de primera fila, de uno de los mejores, siempre se pone al teléfono ya con la camiseta puesta. Por eso visten de blanco Neymar, Ibrahimovic o Pogba.

Si Florentino se refería con esa estúpida frase al pedigree de la camiseta blanca y al caché del Real Madrid, tampoco necesitan director deportivo clubes como el Barcelona, la Juventus, el Bayern Munich, el Manchester City o el United… Porque cuando cualquiera de estos clubes quiere a un jugador, ¿quien no escucha esas ofertas? Es inevitable. Cualquier jugador del mundo querría jugar en estos equipos. Si esa es la razón por la que no necesitas un director deportivo, es que no sabes de qué va todo esto.

Pero cabe encontrar una segunda interpretación, aún más molesta. El dinero. ¿Cuánto hace falta para fichar a Bale? ¿80 millones? ¿90 millones? Como estos. Y ya está. ¿Qué el jugador me sale algo carillo? Bueno, como yo no tengo que pagar su traspaso ni su contrato ni la comisión del representante… Me recuerda a un grosero refrán español: “Con buena tal bien se tal”. Sustituyan el primer tal por un sustantivo algo mal sonante, y el segundo por un verbo tampoco demasiado fino.

Gareth Bale Gales BélgicaCon esas cuentas, con esos ingresos, con esos millones, ¿para qué necesita el Real Madrid un director deportivo? Yo pago lo que me piden, y aquí paz y después gloria. El menosprecio al trabajo de un director deportivo es evidente. Por muchas razones. El primer error está en pensar que el Real Madrid sólo debe fichar a los mejores y que la mejor plantilla del mundo sólo se puede hacer con los mejores. En la mejor plantilla del mundo, ¿cuántos grandísimos jugadores caben? ¿Dos? ¿Tres? No más de cuatro. Luego necesitas a tipos que son buenos, pero no están al nivel de CR7, Messi o Neymar. ¿Y cuántos de esos necesitas? ¿Cuatro? ¿Seis? ¿Diez? Y luego, para completar, necesitas, clase media. Necesitas a Carvajal. Necesitas a Casemiro. Necesitas a Nacho. Necesitas a Casilla. Necesitas a Lucas Vázquez. Por eso es necesaria la figura del director deportivo. Porque con 22 Ronaldos o Messis, te vas a comer los mocos, sí o sí. Y con 22 Krosses o James, también.

Además, está el filial. ¿Qué jugadores necesita el Real Madrid B? Pues jugadores que tengan opciones de llegar al primer equipo, aunque sea con cesiones intermedias de por medio (como Casemiro), no con traspasos (como Morata), mayormente por el coste económico. No todos van a llegar, ya lo decía Darwin en el siglo XIX. Pero ese debe ser uno de los objetivos. En el filial no puede jugar cualquiera.

El filial no sólo sirve -o debería servir- para nutrir al primer equipo. Otro objetivo sería sacar buenos jugadores que, quizá, no sirvan para el Real Madrid, pero por el que sí estén dispuestos a pagar unos cuantos millones el Sevilla, el Villarreal, el Valencia… O incluso, equipos de fuera de España. Y con esos millones, puedes comprar luego lo que necesites.

No digo que sea imposible funcionar en el fútbol de élite sin un director deportivo. El Madrid lo está haciendo y no le va del todo mal. Ni tampoco diré que tenga la misma importancia Robert Fernández en el Barcelona que Monchi en el Sevilla, porque los objetivos de los clubes son diferentes. El primero fichará, casi siempre, primando el rendimiento inmediato; el segundo, no tanto…

Pero no se puede negar que es una figura muy beneficiosa y que puede ayudar muchísimo en cualquier club, sobre todo en el medio plazo de la gestión deportiva. Pero claro, ¿cuánto es el medio plazo de Florentino? ¿Seis meses? ¿Una temporada completa? ¿Quizá dos?

No puedes sacar de donde no hay…

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.