Ayer volvió a rodar el esperado balón de estrellas. Aunque como saben, haya equipos que lleven ya un mes enfrascados en la competición. Clubes como el APOEL Nicosia chipriota, que comandado por Roberto Lago y Jesús Rueda ha dejado en la cuneta a más de un rival para ser protagonista en el debut del actual campeón. Entre ellos, a un equipo desconocido en estas lides. Hablamos del Viitorul Constanta rumano. Al sonar la alarma OVNI decidí investigar en este club y recordé aquel proyecto que el extravagante Gica Hagi puso en marcha hace unos años. Ocho años para ser exactos desde que el Maradona de los Cárpatos plasmara todos sus conocimientos (y los de amigos como Johan Cruyff) en fundar un vivero de futbolistas en su ciudad natal, Constanta.

Al Viitorul (futuro en rumano) le bastaron tres años para llegar a la máxima categoría y sólo cinco más para alzarse con el título de liga, siendo “los campeones más jóvenes de Europa” en palabras del propio Hagi. La fórmula tras arrasar en categoría juvenil está clara: implantar La Masia en Rumanía. Con la mejor infraestructura del país, la academia azul presume de dos jugadores en la selección absoluta: el central Bogdan Tiru (23 años) y el lateral zurdo Cristian Ganea (25 años), que ya suena como posible refuerzo invernal del Málaga. El delantero centro Tucudean y nuestro medio Dani López, ex del Fuenlabrada, son otras de las piezas claves del esquema.

Viitorul celebrando liga

Los jóvenes talentos del Viitorul en la celebración del título liguero

Un arriesgado 4-3-3 para buscar el juego que siempre amó el exjugador del Dream Team. La suerte no ha acompañado a los jóvenes talentos del Viitorul, que tras esperanzar con una victoria casera ante APOEL en la previa de Champions, acabó sucumbiendo ante los chipriotas en la vuelta (4-0). Y tampoco tuvo chance en la eliminatoria de Europa League, muy por debajo del nivel de un experimentado Red Bull Salzburgo. Los de Hagi se tendrán que centrar en defender su título doméstico y sobre todo, en explotar su gran cantera.

Quizás en unos años nos acostumbremos a ver al Viitorul en los cuadros de las competiciones UEFA. Puede que aún falte experiencia para que el proyecto se consolide como ya lo hace el Red Bull Leipzig, por ejemplo. Con una hoja de ruta bien marcada y una filosofía de fútbol moderno vehiculando todo se pueden asentar proyectos como éste en tan poco tiempo. De momento, el sueño del mítico Gica Hagi es ya una realidad.

Sobre El Autor

Director del Podcast "Desde la Medular" y Redactor

Un todoterreno de la comunicación: radio, prensa, community manager, cortometrajes, guionista… Si falta algo no os preocupéis, aprendo rápido. El deporte rey es mi pasión, sobre todo si se trata de partidos rebuscados, Zimbawe-Swazilandia, etc.

Artículos Relacionados