Croacia jugará mañana frente a Francia el partido más importante de su historia. Toda una Final de un Mundial de fútbol. Un hecho que lo podríamos considerar de milagroso por muchos aspectos, aunque si nos ceñimos a los futbolístico, se debe exclusivamente al talento croata.

Nos llevaríamos un buen rato citando jugadores de Croacia con una calidad y unas condiciones espectaculares. De ahora y de antes. Por eso no sorprende que la talentosa selección balcánica haya llegado viva hasta el último partido del Campeonato del Mundo. Y además este nivel deportivo que roza la excelencia no es exclusivo del fútbol. En baloncesto, waterpolo o balonmano los croatas son una referencia internacional.

Mario Mandzukic celebra gol Inglaterra

Mario Mandzukic celebra el gol decisivo ante Inglaterra

Sí es sorprendente que consigan ser una potencia mundial en varias disciplinas teniendo Croacia menos población que el área metropolitana de Madrid. Eso es un verdadero milagro. O mejor dicho: eso explica perfectamente que estamos ante unos deportistas extraordinarios, con una cultura, educación y valores deportivos excelsos.

Lo que sí hace de esta generación magnífica de futbolistas un caso digno de un estudio sociopolítico profundo es que son personas que vivieron en sus carnes una cruel guerra cuando eran niños en algunos casos, que nacieron durante el conflicto bélico en otros e incluso nacidos en otros países a consecuencia del exilio de sus padres, como es el caso de Ivan Rakitic. De una manera u otra, los veintitrés croatas que conforman este equipo son supervivientes de la barbarie de la Guerra de los Balcanes.

La selección yugoslava Mundial Sub 20 de 1987

La selección yugoslava del Mundial Sub 20 de 1987

Esa guerra se cobró muchísimas vidas humanas y el deporte en general y el fútbol en particular también fue víctima de la contienda. La guerra dilapidó a la selección yugoslava que ganó el Mundial Sub 20 en 1987. Ese equipo era increíble: Zvonimir Boban, Robert Jarni, Predrag Mijatovic, Robert Prosinecki, Davor Suker… En el Mundial de Italia en 1990 quedó eliminada en los penaltis ante Argentina en Cuartos de Final y dos años después, con la guerra ya iniciada, fue excluida de la Eurocopa de Suecia.

En 1998 lograron el tercer puesto en el Mundial de Francia muchos de esos jugadores. Veinte años después, una nueva generación de futbolistas croatas ha superado el logro de sus antecesores. Me encantaría que redondearan esta bella pero trágica historia levantando la dorada Copa del Mundo. Suerte Hrvatska.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.