Todos sabemos que la Copa Libertadores es el equivalente a nuestra Champions League en América. El escaparate perfecto para las perlas argentinas y brasileñas, así como las reivindicaciones de retornados o el despegue de estrellas en ligas de perfil bajo. Y este año, como en todas las ediciones, ahora que llegan los play-offs, uno puede ver despuntando a equipos de peso como el Timao (Corinthians), River Plate, el Nacional de Montevideo o los mexicanos del Toluca. Clubes que suenan en nuestro continente hasta en futboleros estándar. Pero he aquí, que se ha colado un nombre desconocido para mi bagaje, el Independiente del Valle. Lo cual, como amante de lo desconocido en el deporte rey, me anima a investigarlo.

Se entiende, si tenemos en cuenta que este equipo de la ciudad dormitorio de Sangoloquí, a escasos 10 kilómetros de la capital de Ecuador, Quito, se limitaba a jugar en divisiones inferiores hasta el ansiado ascenso de 2010. Tras sólo dos años en serie B, el negriazul, se hizo un hueco que no ha desocupado hasta la fecha. Como en muchas otras ocasiones, los hitos de este club coinciden con una buena camada de futbolistas. No es casualidad, que dejando atrás a Emelec o Liga de Quito, los del Valle hayan sido los únicos del país en disputar tres Libertadores Sub 20. Cierto es también que su acenso fulgurante, marcado por el subcampeonato de 2013, les ha brindado participar en las dos ediciones anteriores de la máxima competición continental, aunque nunca había estado en la fase del K.O.

Sornoza Atlético Mineiro

Sornoza su segundo gol ante el Atlético Mineiro en esta Libertadores

¿Pero quiénes son los artífices de este proyecto relámpago? Para empezar, hay que hablar de Michel Deller, un empresario del marketing con la doble nacionalidad alemana, y que vio en este modesto equipo, al estilo Getafe, oportunidades. Quizás de fama, porque siguiendo los pasos de algunos de nuestros dirigentes menos ilustres, la excentricidad era seña, sí, era, en su paso por la presidencia. Acusaciones a árbitros, verborrea y lo peor de todo, una presunta implicación en un asunto de extorsiones a jugadores, que el ejecutivo achaca a un complot. En lo deportivo, buena parte del éxito se debe a la batuta del humilde DT uruguayo Pablo Repetto, que lleva cuatro años en el cargo.

La columna vertebral en el habitual 4-2-3-1 la forman el internacional Librado Azcona bajo palos; el canterano Luis Caicedo y el charrúa Christian Núñez en defensa; el joven timón Jefferson Orejuela; y la calidad del goleador Junior Sornoza. Este último es el crack indiscutible de Independiente, un diamante que no llegó a pulirse en Pachuca, y que volvió para poner a los del Valle en el mapa. Aún no ha acabado la segunda ronda, por lo que aún habrá de esperar para saber quién será el próximo rival del negriazul y si continuarán con su aventura.