La Fifa ha estrenado en partido oficial, durante el Mundialito de Clubes, el ya famoso a la par que polémico VAR. Al menos han tenido la deferencia de no llamarlo BAR ya que el cachondeo en nuestro país, sede mundial de este tipo de establecimientos, sería de traca.

Básicamente, lo que el VAR viene a ser es un sistema por el cuál cuando el árbitro no se entera (o sí lo hace pero no lo tiene claro) pide él o alguien de los que se encuentra en una sala con muchas pantallas de televisión que se revise la jugada en cuestión. El árbitro puede aceptar la decisión de sus colegas de la sala de televisión o revisar él mismo la jugada sobre el césped. En cualquier caso, es él quien siempre toma la decisión.

cuatro momentos utilización VAR

Los cuatro momentos en los que se puede usar el VAR

El novedoso sistema ya ha suscitado una guerra dialéctica entre los que opinan que resta pureza al fútbol y los que consideran que hará que este deporte sea más justo. La división es tal que incluso jugadores de un mismo equipo, como Sergio Ramos y Luka Modric, difieren.

Que el famoso VAR se encuentra en una fase inicial y por lo tanto es manifiestamente mejorable es algo que lo puede ver cualquiera. En mi opinión lo primordial es reducir el tiempo hasta que se toma la decisión ya que de lo contrario corremos el riesgo de que se corte el ritmo de juego.

Sin embargo, estas deficiencias son normales con cualquier innovación que se quiera implementar, y ya no me refiero solo al fútbol sino a la vida misma. Antes de que en 1855 Goodyear creará el primer balón de caucho y siete años más tarde H.J. Lindon creará la cámara de aire de goma hinchable, la gente literalmente le pegaba patadas a lo primero que encontraba. Hoy día ese balón de Goodyear nos parece un peñón al que golpear si uno quiere partirse una pierna.

Démosle tiempo al videoarbitraje, son muchos los “atracos” que se han producido a lo largo de la historia sobre un terreno de juego para no darle una oportunidad. Es cierto, que estos errores son parte de la historia como la mano de Maradona o el codazo de Tassotti, pero en el momento que suceden el aficionado se siente estafado y esto es algo que, desde mi punto de vista, no podemos tolerar.

Sobre El Autor

Fundador y Director

Nací en Murcia y crecí viendo al Barcelona de los Romário, Laudrup y Stoichkov. El fútbol de posesión y la figura del 4 son las claves.

Artículos Relacionados