Mediados de los años 80. No existe ni  “Europa League”, ni “Champions”. Los grandes del viejo continente se juegan los cuartos entre  Copas: la de la UEFA, y la de EUROPA. No existen las “liguillas-televisivas”. Menos competidores. Sólo están los mejores. Aquí sólo se juega al KO, si fallas esta ronda, estás fuera.

Un equipo magiar sorprende a la comunidad futbolera europea. No son favoritos, no son los más grandes. Pero van pasando eliminatorias ante equipos, en teoría, superiores: Dukla checho, PSG francés, Partizán yugoslavo… Y en cuartos, campanada. Pese a caer 1-0 en Old Trafford, logran empatar la eliminatoria en el partido de vuelta, forzando la prórroga. Ya en la tanda de penaltis, consiguen tumbar a los diablos rojos. Europa asiste sorprendida ante la fabulosa trayectoria del Videoton húngaro (el Vidi).

En semifinales, otra escuadra yoguslava: el Željezničar FC (los trabajadores del ferrocarril, en lengua nativa). La eliminatoria acaba con un 4-3 a favor de los húngaros. En la final espera el Real Madrid. La ida es una auténtica fiesta en la ciudad magiar de Székesfehérvár. 38.000 espectadores (récord histórico de asistencia hasta hoy en día) presencian la abultada derrota (0-3) frente al equipo español.

Un Videoton mermado por las bajas no puede hacer frente al potente equipo visitante. En la vuelta, con algunos jugadores recuperados respecto a la ida, el Vidi festeja el subcampeonato venciendo 0-1 en Madrid. Una gran temporada para los chicos de Ferenc Kovács, quien más tarde acabaría entrenando a Las Palmas.

Once del Videoton FC que se enfrentó al Real Madrid

Once del Videoton FC que se enfrentó al Real Madrid

Por cierto, aquel mismo año de 1984, mi (nuestro) Racing venció a los húngaros en pretemporada. Fue en el desaparecido Torneo “Ciudad de Santander”. De gira por España, ese año también estuvo por Zaragoza y se llevó el trofeo de aquella ciudad.

Pasaron los años, y el Videoton, nombre de la empresa húngara de electrodomésticos y componentes electrónicos que lo había comprado,  vivió épocas convulsas. Incluso cambió de nombre varias veces: Fehérvár FC, Parmalat FC, Fehérvár ’96 FC… Afortunadamente para ellos, la historia mejoró, y actualmente cuentan en su palmarés con varios campeonatos nacionales (Copa, OTP Bank Liga y Copa de la Liga) obtenidos en tiempos no muy lejanos (2005-2011).

La temporada pasada se alzaron con el subcampeonato, lo que les dio plaza para disputar la presente edición de la Europa League donde han quedado apeados en la fase de grupos al quedar en tercer lugar.

Quién sabe si, el año que viene, los aficionados del Vidi volverán a vivir una etapa europea tan bonita como aquella de 1984-85. Aunque ya no se llame Copa de la UEFA, ni estén sólo los mejores. Aunque ahora se juegue al KO con colchones.