Quizá el fútbol sea injusto y siempre el primer culpable suele ser el entrenador cuando muchas más variables influyen en la mala racha de un equipo: un desastroso director deportivo, una mala dirección del club, unos jugadores decepcionantes o poco profesionales… pero el primer que hace las maletas es siempre el mismo: el técnico. A penas ha pasado un mes y poco desde el inicio de la competición y los sólidos proyectos que prometían éxitos ya son considerados fracasos. Así es el fútbol, pocas veces entiende la palabra “paciencia” o que la construcción de un buen proyecto necesita tiempo.

La realidad es que ya se han quedado varios banquillos vacíos y que algunos otros se quedarán sin entrenador las próximas fechas. Si tú equipo está en problemas y ya se empieza a rumorear con un cambio en el banquillo te interesará este artículo. Repasamos los entrenadores que actualmente están en el paro pero preparados para iniciar cuanto antes su próximo proyecto laboral.

Louis Van Gaal

Louis Van Gaal

Louis Van Gaal, su extenso historial como entrenador es tan conocido como su difícil carácter. El mítico técnico holandés está disponible

Tras triunfar con su Holanda semifinalista del Mundial de Brasil 2014 el veterano técnico tomó las riendas del Manchester United. Allí le esperaban con los brazos abiertos, querían un entrenador a lo Alex Ferguson, con carácter, que implantase una férrea disciplina en la plantilla y que, por supuesto, volviese a construir un equipo ganador para volver a ser protagonista en la Premier y en la Champions. Lo primero lo consiguió, pero los resultados no fueron los esperados.

Tras dos años en Old Trafford, los magnates del United se cansaron del holandés y decidieron darle los mandos de un nuevo proyecto red a Mourinho. Los últimos rumores indican que Van Gaal se podría ir al fútbol alemán, al parecer el Werder Bremen puede ser su destino.

Quién fiche a Van Gaal debe saber que contrata a un hombre con carácter, idóneo para equipos con problemas de disciplina en su vestuario, o no, porque o puede plantar orden en la plantilla o simplemente que estalle toda una guerra mundial. Su fuerte carácter ha hecho que muchos de sus jugadores hablen mal de él. Lo mejor, que sabe sacar provecho a los jóvenes talentos de sus equipos.

Marcelo Bielsa

“El Loco”, su sobrenombre lo define. Capaz de sacar más del 100% de sus futbolistas, capaz de abandonar el barco por la mala relación con la directiva por la falta de fichajes nada más comenzar el campeonato. Capaz de todo. Es uno de los maestros del banquillo. Los últimos rumores lo sitúan por el fútbol sudamericano.

Lo primero que hay que tener para contratarlo es valentía. Apuesta por los jóvenes y proyecta un estilo y un método de trabajo claro y persistente en el club. Es un obsesivo por los videos, ve varias veces los partidos para aprender y analizar el juego al detalle. Suele sacar buenos resultados allí donde va, pero su fuerte carácter acaba desgastando su relación con la directiva, prensa y aficionados.

Carlos Queiroz

El veterano técnico portugués lleva más de una década trabajando para la selección nacional de Irán. En su historial tiene el haber entrenado al Real Madrid de los galácticos y la experiencia como parte del cuerpo técnico de Sir Alex Ferguson en el Manchester United. Tras su fracaso en la casa blanca, paso también por la selección de su país, Portugal, hasta coger las riendas del combinado iraní.

En Irán se valora su trabajo como muy positivo pero según se rumorea Carlos Queiroz estaría deseando volver a entrenar en Europa, y atención porque el super agente Jorge Mendes le representa. Si en los clubes que más controla Mendes (Oporto, Valencia…buscan técnico, ese puede ser un posible destino para el ex entrenador blanco):

Joaquín Caparrós

Joaquín Caparrós

Joaquín Caparrós, un veterano en los banquillos nacionales que ahora espera la llamada que inicie su próximo proyecto

Poco se puede decir de Caparrós. El técnico andaluz ha pasado por clubs de todos los rincones del país. Llegó a ser considerado entrenador “top” en su brillante etapa en Sevilla, Deportivo y Athletic donde demostró su habilidad para crear equipos competitivos y saber sacar rendimiento a los jóvenes futbolistas de la cantera de los clubs en los cuales ha trabajado.

Sus últimos trabajos han oscurecido su buen historial. Si hace unos años equipos como el Valencia pensaban en él para su banquillo, ahora ha quedado un poco olvidado de los directores deportivos tras su poco exitoso paso por el Levante y Granada. En el club levantino consigue finalizar la temporada con una buena clasificación (décimo), pero deja una mala imagen del equipo sobre el césped. A la afición granota no le gustaba el estilo demasiado defensivo de Caparrós y se moviliza para que no se le renueve.

En Granada lo recibieron con los brazos abiertos y rendidos ante su brillante historial en equipos modestos de la Liga. Los andaluces apostaban por un entrenador que a priori aseguraba tranquilidad, que los nazaríes no sufrieran otra temporada más por el descenso hasta el final. Pero los buenos resultados iniciales fueron un espejismo. Tras 14 partidos sin ganar la directiva del Granada decidió despedirle en enero, a mitad temporada, cuando el club era colista de la Liga.

Si un club busca entrenador casi siempre sale su nombre. ¿Cuál será su próximo equipo?

Lucas Alcaraz

Otro de los nombres clásicos entre los equipos modestos de la Liga, bien en primera o segunda, que buscan entrenadores es el de Lucas Alcaraz. Su estilo no enamora pero suele solucionar los problemas que le plantean los directores deportivos cuando lo contratan.

El Granada y el Levante fueron los últimos dos clubs que precisaron de su ayuda para evitar el descenso a la segunda, y lo consiguió. Su estilo no encandiló a ninguna de las dos aficiones y por ello no continuó mucho más tiempo en ambas entidades. Es cierto que el Levante lo renovó, pero los resultados no fueron buenos al comenzar el siguiente curso, y a la afición no le gustaba su estilo, y fue despedido a los pocos meses de comenzar la temporada.

Este pasado verano pudo fichar por el Elche, pero como ya le pasó en otra ocasión con el Levante, el directivo que le fichó no se mantuvo en el cargo antes de iniciar la pretemporada y su posible fichaje quedó en una anécdota. Puede ser el entrenador óptimo para clubs que busquen salvarse como sea y dejen a un lado la vistosidad del juego.

Rubi

Era uno de los técnicos más prometedores del fútbol español. En Girona y Valladolid demostró un estilo de entender el fútbol muy atractivo y que consiguió resultados durante esas temporadas en estos clubs. Ha estado en un gran club como el Barcelona, como parte del cuerpo técnico del malogrado Tito Vilanova.

Estudioso y trabajador, con tiempo puede construir un equipo que posea el balón y proponga un juego divertido para el espectador. En su último trabajo, en el Levante, no entendió que los granotas necesitaban antes los puntos que el buen juego.

Aún se espera mucho de este entrenador y hay ganas de volver a verlo en otro equipo que le pueda dar más tiempo para demostrar su valía.

Pepe Mel

Pepe Mel

Pepe Mel, entrenador querido por la afición futbolera y con buen historial

Desde su destitución como entrenador del Real Betis está esperando el técnico madrileño una nueva oportunidad. Incluso se rumoreó que él podía llegar a ser Seleccionador Nacional de España este pasado verano donde se manejaron muchos nombres.

Buen motivador, y con experiencia en el extranjero, los últimos rumores lo han situado en Emiratos Árabes en un futuro próximo, pero de momento nada. Su estilo de juego lo conocemos de sus últimas etapas en el Real Betis, pero además cuenta de una extensa experiencia tras su paso por clubs como el Rayo, Alavés, Getafe…

Abel Resino

Suena por Vallecas que su próximo entrenador puede ser el ex portero Abel Resino. Tras un año en blanco, el pasado, el toledano tiene ganas de volver a sentarse en los banquillos. Los Directores Deportivos tienen que tener en cuenta que los que han apostado por él anteriormente para salvarse de la quema del descenso ha conseguido ese objetivo. Aunque con mucho sufrimiento y con un estilo de juego muy discutible.

Con el Levante, Granada y Celta evitó el desastre de bajar de categoría pero su trayectoria nunca ha sido muy extensa en ningún club. Solo en el Real Valladolid estuvo más tiempo. También hay que recordar su etapa en un difícil Atlético donde no triunfó.

Juan Ignacio Martinez

JIM quiere volver a estar de moda. El entrenador alicantino consiguió meter al Levante por primera vez en su historia a competir en Europa. Y a pesar de ello no se le recuerda con especial afecto en el Ciutat de Valencia, no sé muy bien porqué pero la grada y el banquillo no mantienen un buen recuerdo de él. Antes había triunfado en el Cartagena donde luchó por el ascenso a primera hasta el final.

Sus últimas experiencias han terminado con mal sabor de boca. En Valladolid no consiguió la permanencia en la élite del fútbol español, y bajó de categoría. Luego, en el Almería fue contratado en diciembre, y cinco meses después lo destituyeron porque apenas mejoró los malos resultados del equipo.

Un puro motivador, esto es lo que contratará el club que lo quiera para dirigir su plantilla. Jim quiere volver a ser protagonista del fútbol nacional.

Rudi García

Este joven entrenador francés de origen español se dio a conocer para el fútbol europeo tras su paso por la Roma, pero antes ya había triunfado en el Lille francés cosechando varias buenas temporadas y en una de ellas ganando la Copa y la Liga de su país. Antes del Lille entrenó a varios clubs modestos del fútbol francés.

En una Roma venida a menos, donde se vendieron a algunas de las estrellas del club, supo implantar rápido su propuesta de fútbol atractivo y ganó los primeros diez partidos de liga italiana, eso si que es un buen debut con tu nuevo equipo. Rudi Garcia comenzó a llamar la atención con esa Roma que volvía a mostrarse con un club importante de Europa y protagonista en el fútbol de Itália liderando la clasificación muchas jornadas aunque al final la Juventus levantase el trofeo de campeón nacional. Tras tres temporadas en el club romano, una muy mala racha de resultados provocaron su destitución.