La próxima temporada el árbitro de Primera División contará con el sistema de videoarbitraje conocido como VAR. Tebas lo anunció hace unas semanas y desde entonces no se ha parado de hablar de este tema. Es una novedad, y eso siempre asusta. Crea expectación y curiosidad. Pero debemos tener en cuenta que el VAR solo servirá para decidir en cuatro situaciones y jugadas que se den en el transcurso de un partido:

Goles: ayudará a determinar si se ha producido alguna infracción a la hora de producirse un gol. Como es el caso de los fueras de juego o goles fantasma.
Penaltis: podrán comprobar si la infracción se ha producido dentro o fuera del área, y si por lo tanto es pena máxima o no.
Tarjetas rojas: determinará si una acción es sancionable con expulsión
Identificación de jugadores: el árbitro podrá identificar al jugador que haya cometido alguna infracción, en caso de que haya alguna confusión. Por ejemplo en una tangana.

Cabina de análisis del VAR
Es un mecanismo ya ha sido probado en otras competiciones y no ha estado exento de polémica, pero en otros casos en los que no estaba vigente se le ha echado de menos. Como por ejemplo, este fin de semana en el Valencia-Barcelona, cuando Leo Messi metió un gol que ni el asistente ni el árbitro vieron. El balón sobrepasó la línea de meta varios centímetros, pero el tanto no subió al marcador. Por eso se ha armado cierto revuelto en torno al videoarbitraje estos días.

De haber estado el VAR el árbitro o hubiera recibido instrucciones de otros compañeros que estarían viendo el partido mediante diversas cámaras, o se hubiera acercado a una pantalla que habría en las bandas para salir de dudas. Esas son las dos maneras con las que el árbitro se ayudará de este mecanismo cuando esté en funcionamiento.

Gol de Messi ante el Valencia, que no subió al marcador

Gol de Messi ante el Valencia, que no subió al marcador

Y mi pregunta es, ¿en qué posición queda la autoridad del árbitro? ¿Qué criterio seguirá el colegiado para parar el partido y tomar una decisión? ¿Cuánto tiempo se perderá? ¿Traerá más cosas buenas que malas? En mi opinión, creo que la autoridad del árbitro queda en un segundo plano con la implantación de este método. Es probable que el árbitro esté sometido a equiparar o equilibrar entre ambos equipos las interrupciones para decidir cualquier situación. El tiempo que puede perderse es indeterminado, todo dependerá del número de cortes y de lo que tarde en decidir el árbitro.

Y en cuanto a las ventajas o inconvenientes, no lo tengo claro. No sé si traerá más dudas sobre el colectivo arbitral. No sé si creará más circo mediático en torno a los partidos. No sé si hará que el juego sea más limpio. Lo que si sé es que será una revolución para nuestra Liga y una ayuda para el árbitro, la que está calificada como la mejor de Europa. Tendremos que esperar unos meses para solventar estas dudas, una vez que transcurran los primeros partidos con el VAR. Mientras tanto, el debate sigue abierto.

Sobre El Autor

Fui árbitro de fútbol durante siete temporadas. Ahora soy periodista, con un Master en periodismo deportivo y trabajo en televisión. Pienso que el fútbol no es solo una cosa de hombres.

Artículos Relacionados