Inglaterra se lleva el Mundial sub 17 disputado en India. En la final jugada en Calcuta el pasado sábado, España no pudo superar a los ingleses. Cayó por 5 – 2 en un encuentro emocionante en el marcador, pero en el España fue claramente peor a una buena selección inglesa.

Es la cuarta vez que una selección sub 17 cae en la final de un Mundial de la categoría, siendo el único gran título de cualquier categoría que nos queda por conseguir en fútbol masculino. En esta cuarta ocasión, a pesar de la inferioridad en el juego desde el primer minuto, España rozó con las yemas de los dedos el título. No supo cerrar el partido cuando pudo y se acabó imponiendo la gran calidad del ataque británico.

Cuando hablamos de inferioridad desde el primer minuto es algo más que una forma de expresar el mejor juego inglés, es que en el primer minuto ya dispusieron de una gran oportunidad muy bien desbaratada por el portero español, Álvaro Fernández, que abandonó este verano la cantera de Osasuna para recalar en el segundo equipo del Mónaco. Tras esa oportunidad, se siguió viendo a Inglaterra más vertical. Gracias a sus extremos Hudson – Odoi (del Chelsea) y Phil Foden (del City), de los que hablaremos detenidamente más abajo, fueron un peligro constante para el área española.

Y cuando decimos que España rozó el título fue porque, a la media hora de partido, el marcador reflejaba un más que esperanzador 0-2, gracias a la rapidez de piernas y cerebro en el área del barcelonista Sergio Gómez… y a lo blanditos que se mostraron los centrales rivales (Marc Guehi, del Chelsea, y Joel Latibeudiere, del City) y, sobre todo, el portero Curtis Anderson (también del City). Si los porteros en estas categorías formativas suelen sufrir, en el caso del inglés el sufrimiento es aun más notable.

Una buena galopada del interesante lateral zurdo barcelonista Juan Miranda, acabó con un balón suelto en el área. Sergio Gómez demostró ser el más listo de la clase y se anticipó al portero, que le dio ciertas facilidades, para desviar en un escorzo el balón al fondo de las mallas.

España - Inglaterra Mundial Sub 17

El partido siguió con dominio inglés, pero encontró otro zarpazo español. Con la aquiescencia de la defensa rival, el madridista César Gelabert consiguió conectar de nuevo con Sergio Gómez que sacó rápidamente un bello zurdazo cruzado que superó a un descolocado Anderson. España se ponía con dos goles de ventaja tras dos ataques aislados y poco más. Antes del descanso, con Inglaterra multiplicando la presión en ataque, llegó el 1-2 del ariete del Liverpool Brewster.

La dinámica del partido siguió caminos parecidos en el segundo tiempo. Hudson – Odoi y, sobre todo, el brillante Foden, rompían por izquierda y derecha la defensa española. Y eso que a Inglaterra le faltaba su otra estrella, Jadon Sancho, que tuvo que abandonar el Mundial sub 17 reclamado por su club, el Borussia de Dortmund, para hacerle debutar en la Bundesliga con el primer equipo. No lo necesitaron.

Si en el primer tiempo se acercaron pero no concretaron, en el segundo tiempo convirtieron el área española en un colador. La remontada les fue dando alas y cortando las de los españoles, que apenas encontraron caminos para asomar algo de peligro. El crack de otros partidos, el barcelonista Abel Ruiz, ni estuvo ni se le esperó.

Gibbs – White (mediapunta del Wolverhampton) empató el encuentro antes del cuarto de hora de la segunda parte. Partido igualado, rival lanzado y media hora por delante, mala pinta para España. A los 24 minutos, Foden, a la postre mejor jugador del torneo, terminaba de dar la vuelta al marcador. En los últimos cinco minutos, Guehi en un córner y de nuevo Foden culminaron la masacre. Merecida masacre.

Cabe quedarse con el gran papel de esta generación española, que fue campeona de Europa en Mayo por penaltis ante este mismo rival, pero que esta vez no pudo contra un grupo que ilusiona al futuro del fútbol inglés al hacerse con este título. Buen momento para ojear a las estrellas del mañana, que no serán todos, pero algunos de los que vimos en esta final despuntarán sin duda más pronto que tarde.

Bota de oro Rhian Brewster, mejor portero Gabril Brazao y mejor jugador Philipp Foden

Las estrellas del Mundial Sub 17: Bota de oro Rhian Brewster, mejor portero Gabril Brazao y mejor jugador Philipp Foden

Sobre El Autor

Director Adjunto

Futbolero y colchonero desde 1978. Sé por qué soy del Atleti, pero no puedo explicarlo. Si quieres hablar de fútbol, aquí tienes un amigo.

Artículos Relacionados