No tiene el glamour del Chelsea de Mou, ni juega tan bonito como el Arsenal de Wenger, tampoco tiene el dinero del millonario Tottenham…pero es el equipo profesional más antiguo de Londres. Su nombre es Fulham FC y es toda una institución para el fútbol inglés. Vamos a conocer la historia de este equipo.

En la capital del Reino Unido conviven una decena de equipos de primer nivel de todo tipo: el potente Chelsea de Mourinho, el siempre atractivo de ver Arsenal de Wenger, el Tottenham que intenta a base de millones acercarse a los grandes del fútbol british, el West Ham que ahora es protagonista por ser el equipo revelación de inicio de la Premier situándose en las primeras posiciones, el Crystal Palace también compite en la gran Liga inglesa, y otros clubes modestos con una extensa historia como el Charlton Athletic, Queens Park Rangers y el Fulham FC.

Nos detenemos en este último club porque se trata del equipo londinense con más historia de la capital británica. Comencemos por el principio. ¿Dónde se encuentra geográficamente esta entidad? En las orillas del Támesis, muy cerca de barrios muy prestigiosos de Londres como Chelsea, Kensington o Chiswick, donde podemos encontrar cafeterías y tiendas de lo más “cool” y caras de la ciudad. De hecho, el estadio del Fulham, Craven Cottage, está pegado al río, una de sus gradas da al Támesis. Por cierto, visitar su estadio es realizar un fantástico viaje atrás en el tiempo del fútbol para conocer como eran los primeros estadios ingleses, ya que se conserva a la perfección y respeta al máximo su historia.

El reverendo John Henry fundó el club en 1879 con la ayuda de otras familias. Su objetivo inicial era proponer a los jóvenes del barrio, en su mayoría obreros, practicar el fútbol para llevar una vida sana y alejada de otros turbios entretenimientos. En sus orígenes se llamó Cricket y Football Club Fulham ya que también se jugaba a este otro deporte tan tradicional del Reino Unido.

Craven Cottage, el estadio del Fulham FC

El mítico Craven Cottage ha sido el hogar del Fulham desde 1896 y cuenta con una de las gradas más antiguas de todo el fútbol británico. Los primeros aficionados que disfrutaron del fútbol profesional pagaron tres peniques por ver a su equipo.

Aquellas primeras plantillas del Fulham FC estaban compuestas por trabajadores humildes. Por ejemplo, uno de los primeros presidentes del club era el dueño de una empresa de persianas y muchos de los jugadores trabajan para él en su compañía. Las primeras estrellas de este club fueron Arthur “Pat” Collins, Billy Goldie, Billy Morrison, Bob Dalrymple… Y uno de sus primeros grandes logros fue vencer al Manchester United en la FA Cup de 1908 por dos goles a uno ante un récord de asistencia de 40.000 espectadores.

En su extensa historia, el Fulham ha contado con jugadores relevantes del fútbol británico. Uno de ellos fue Frank Osborne, primer internacional inglés del equipo, y toda una leyenda para la institución ya que tras ser jugador de la plantilla desempeñó durante décadas diferentes trabajos para el club, uno de ellos el de Director Deportivo.

En sus más de cien años ha estado desde la élite del fútbol nacional de Reino Unido hasta categorías más humildes como la Segunda o Tercera división. A inicios de 1960 se consolidó entre los mejores clubs británicos con jugadores míticos como Johnny Haynes, Alan Mullery, Bobby Robson, Fred Callaghan… El propio Haynes es considerado el mejor futbolista de la historia del club y tiene una grada, la principal, con su nombre y una estatua frente al estadio.

Estatua homenaje a Johnny Haynes

Las décadas posteriores fueron más difíciles y la situación financiera del equipo fue decayendo hasta llegar al borde de la defunción a finales de los 80. Ex jugadores del equipo se unieron con otros empresarios para salvar a un club con demasiados agujeros en sus finanzas. Micky Adams fue uno de esos antiguos futbolistas de la institución que reanimó las esperanzas del Fulham para conseguir que el conjunto regresara al fútbol profesional después de tocar fondo en las tinieblas de la Tercera división.

El conocido empresario egipcio Mohamed Al Fayed (dueño de los prestigiosos y caros almacenes comerciales Harrods y padre del fallecido Dodi, quien murió en un accidente con la Princesa Diana de Gales) impulsó de forma definitiva al club en 1997. El Fulham volvió a ocupar su merecido puesto entre los mejores de la nueva Premier League. Poco a poco el conjunto londinense fue posicionándose en mitad de la tabla y llegó a ganar un trofeo, la Copa Intertoto (ese torneo previo a la UEFA que se jugó unos años).

En estos años el Fulham tuvo que abandonar un tiempo su mítico estadio el Craven Cottage por obras. Temporalmente, el equipo jugó en el Loftus Road (a 45 minutos de su campo), el hogar del Queens Park Rangers, ya que la nueva normativa británica exigía que hubiese asientos en todas las gradas. La afición pudo volver a su casa justo para celebrar su 125 aniversario.

En los últimos años este club ha vivido emociones de todo tipo, como ha sido habitual en su historia. Desde el “great escape” maravilloso hasta un descenso rotundo.

En la temporada 2007-08 y a falta de tres partidos para el final el Fulham lo tenía realmente mal para salvarse de la quema del descenso. Los locales de Craven Cottage recibían al gran Manchester United y debían ganar y esperar resultados para no confirmar su descenso y la jornada empezó de la peor forma. El equipo perdía 0 a 2 en la primera parte y los resultados no acompañaban. Pero sucedió lo increíble, los locales remontaron con un último gol del senegalés Kamara en el minuto 91 y además los resultados de los rivales fueron perfectos para sus intereses. De confirmarse su descenso pasaron a quedarse a tres puntos de los puestos de salvación, y dos jornadas después el equipo se salvó, ese fue el milagro que recuerdan como “great escape”.

Poco después, en el curso 2009-10 realizaron una gran competición europea donde se encontraron al Atlético de Madrid en la final de la UEFA Europa League. Los goles de Diego Forlán terminaron por destrozar los sueños de los londinenses que se quedaron a un paso de la hazaña de conseguir su primer gran trofeo.

FULHAM ATLETICO

Tras aquella final, el equipo se mantuvo en la mitad de la tabla de la Premier sin sufrimientos y viviendo años disfrutando del fútbol. Hasta que llegó la desastrosa temporada 2013/14 donde el equipo se hundió y terminó descendiendo por méritos propios.

El curso pasado, de regreso a la Segunda inglesa, la Championship League, el Fulham siempre estuvo muy lejos de la zona noble y este año también lo ha comenzado muy irregular. En este equipo permanece Amorebieta, quien hasta hace pocos años jugó en el Athletic.

No ha tenido malos jugadores el Fulham en sus últimos años, por ejemplo el curso del descenso contaba con algunos futbolistas interesantes como el veterano portero holandés Stekelenburg, el ex defensa atlético Heitinga, el mítico noruego del Liverpool Riise, el centrocampista internacional irlandés Damien Duff, el ghanés ex del Getafe Boateng, el ex madridista Diarra, el delantero colombiano Rodallega o el delantero griego Mitroglu.

Ya saben, ni Chelsea, ni Arsenal ni Tottenham, al sur de Londres, pegado al Támesis, se encuentra el equipo más legendario de la ciudad, el más veterano de todos. No se olviden del Fulham FC.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.