El “MuñecoGallardo fue un jugador con un talento descomunal para regatear al rival, pero muy desafortunado con las lesiones que le impidieron ser más de lo que fue. Debutó con 17 años en su River Plate, y tras ganarlo prácticamente todo con su club, viajó a Europa y deslumbró en el Mónaco. Disputó dos Copas del Mundo (1998 y 2002), regresó a River, jugó en el Paris Saint Germain, y terminó su carrera en el Nacional de Montevideo…cuando reconoció “sufro más que disfruto dentro de la cancha”, y colgó sus botas.

Entonces, dejó de ser “El Muñeco” y pasó a ser Marcelo Gallardo. Arrancó su trayectoria como entrenador en el 2011 en su último club, el Nacional uruguayo. Y triunfó. Ganó el campeonato. Con su leyenda como futbolista y su inicio exitoso en el banquillo muchos clubes se interesaron por él, pero el rechazó todas las ofertas. No estaba preparado. Decidió tomarse un tiempo para ver muchos entrenamientos de diversos clubs, viajó por toda América y Europa y conversó con muchos técnicos.

Tras dos años de formación se sintió preparado para ser un ganador, ahora desde el banquillo. Entonces, recibió la llamada de su River Plate, que venía de años de navegar en penurias con un traumático descenso a Segunda en 2011 (el primero de su legendaria historia). Asumió el cargo de Director Técnico de River en 2014, y con los millonarios ha ganado Copa Sudamericana, Copa Libertadores, Supercopa Argentina, entre otros trofeos. Y además, en este tiempo de regreso a casa ha conseguido convertirse en el líder del club. Como Simeone para el Atlético, Gallardo es el River Plate, él decide quien entra y quién se marcha, como se corta el césped, él se ha ganado controlar el mando absoluto de una de las entidades más relevantes de la historia del fútbol.

Gallardo, entrenador y docente

En la localidad de Ezeiza (una de las muchas que componen la mega ciudad de Buenos Aires) se encuentra River Camp, la academia donde los “millonarios” de River Plate fabrican sus talentos. En ese complejo deportivo, en la primera planta del edificio se encuentra el despacho del Director Técnico, Marcelo Gallardo. Y en esa habitación hay un documento sorprendente,  una lista con más de 50 nombres y sus fechas de nacimiento. Una chuleta para que el entrenador pueda acordarse de felicitar el cumpleaños a todos los empleados del club con los que trabaja día a día. A todos ellos: jugadores, fisios, cocineros, psicóloga…

“No gestionamos solamente jugadores, gestionamos personas”. Esa es la filosofía de un entrenador que entiende su labor como un profesional táctico pero también como un docente. En las diversas entrevistas que le han realizado ha explicado que el entrenador debe ir más allá de lanzar un mensaje a su plantilla. Su idea es que un técnico debe analizar cómo perciben ese mensaje, y si lo canalizan correctamente para su beneficio. Por ello, Gallardo apostó por incorporar psicólogos y nuevos departamentos de Kinesiología y neurociencia a su equipo de trabajo con los jugadores.

En su filosofía de gestión de grupos la palabra “equipo” es la más importante. Marcelo Gallardo que ha sido futbolista de éxito ha comentado más de una vez que uno de los retos más complejos para el jugador profesional es mantener el equilibrio de su ego. El jugador debe tener máxima confianza en su talento y sus posibilidades pero debe entender que este es un juego colectivo y sin un equipo fuerte los trofeos no llegan. Para ayudar a sus jugadores, Marcelo suele utilizar sus experiencias positivas y negativas, les narra sus logros pero también sus fracasos para que puedan utilizarlas como herramientas para superar sus obstáculos.

Marcelo Gallardo inaugura River Camp

Marcelo Gallardo, ha impulsado las mejoras de River Camp, el centro de alto rendimiento de los jóvenes talentos de River.

El futbolista debe estar preparado para lo mejor y para lo peor, por ello Marcelo ve tan relevante ese trabajo de especialistas en neurociencia y kinesiología con los jugadores. Es tan importante conseguir un buen estado físico del futbolista como un buen estado mental. Durante su carrera como jugador Gallardo sufrió continuas lesiones (llegó a jugar 7 meses infiltrado en su rodilla derecha), y para afrontar y superar cada obstáculo la mente debe ser fuerte.

En su etapa en El Monumental (estadio del River), el entrenador argentino ha demostrado contar con un gen competitivo con aroma “cholista” de Simeone. Marcelo ha demostrado carácter para no alinear en el once inicial a referentes para la grada como Fernando Cavenaghi que llegó en malas condiciones físicas al club y lo sentó en el banquillo hasta que mejoró. Gallardo tiene la palabra “sacrificio” muy presente en su día a día, siempre recuerda que cuando tenía 12 años para ir al entrenamiento cogía desde su casa dos autobuses y un tren, cada día.

El periodista Diego Borinsky analiza en el libro “Gallardo Monumental: vida, pensamientos y método de un líder”, la figura de este entrenador llamado a ser el próximo Simeone o Pochettino en Europa. De momento, se rumorea que la Selección Argentina le está intentando convencer para que se convierta en el nuevo seleccionador de la albiceleste. Estoy deseando ver como funciona el método Gallardo en un gran club de nuestro continente.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.