Según cuenta la mitología nórdica, en Asgard, el hogar de los dioses, habitaban los Æsir (dioses) y las Asynjur (diosas). Todos ellos componían la asamblea a cuya cabeza estaba Odín, el más noble, el más importante, al que todos escuchaban. Era el Dios de dioses y padre de todos. En resumidas cuentas, era el que partía el bacalao y a quien nadie se atrevía a toser. Ser su legítimo heredero era el no va más, algo a lo que, en principio, prácticamente nadie podía aspirar.

Pues hete tú aquí que nuestro protagonista de hoy en VCR (del que ya hemos hablado anteriormente) es lo que Odín a los dioses pero en el terreno del fútbol. Zlatan Ibrahimovic consiguió contra la selección de Inglaterra, en lo que estaba programado como un encuentro de carácter amistoso, además de una actuación soberbia marcando 4 goles como 4 soles, una maravilla de esas que suceden cada 50 años, siendo galardonado con el premio Puskas al mejor gol del año 2013.

La obra de arte, se consumó en el minuto 91 y a una distancia de nada más y nada menos que unos 30 metros de la portería defendida por el guardameta Joe Hart, quien no dio crédito a lo sucedido.

Aquella noche demostró que si hubiera tenido la posibilidad de coincidir con el mismísimo Dios, sí que se habría atrevido a mirarle a de tú a tú a los ojos…

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.