Nos acercamos a unas fechas clave, el cierre de la temporada o el momento de la verdad. Estamos en año par y la proximidad de la Eurocopa de Francia provoca que en dos meses se ponga en juego el trabajo de todo un año. Abril y Mayo determinará el futuro de equipos, jugadores, entrenadores y especialmente, de las selecciones. Los combinados nacionales que ya empiezan a rellenar las agendas con jugadores a mimar de cara a la gran cita.

Es el momento de ver en qué estado se encuentran los futbolistas que acudirán al país galo, una premisa casi decisiva en el fútbol actual cuya exigencia física no permite competir en baja forma. Es la hora de los jugadores que regresan de lesiones largas, de canteranos en plena efervescencia y de fichajes invernales que recuperan a descarriados para la causa. Llegan los amistosos y el aficionado se frota las manos. También lo hace el hooligan.

Porque si hay una selección grande que lo ha pasado mal en los últimos tiempos es Inglaterra. Aunque también sea una de las más prometedoras en cuanto a talento y juventud. Así lo reflejó su fase de clasificación, de pleno y su victoria ante Alemania la semana pasada. Eso sí, los 33 efectivos utilizados por Roy Hodgson dejan claro que estamos ante una selección en transición, con una media de edad baja, rondando los 25 años, apoyada por la experiencia de Wayne Rooney y Michael Carrick.

Lo de siempre no funcionaba últimamente y el experto mister ha decidido emular a Aragonés, engendrando un nuevo estilo basado en el toque. La espantada de las viejas glorias tras los últimos fracasos y la irrupción de una generación de jóvenes talentosos, esta sí, comprendida, han ayudado a implantar este estilo de juego más elaborado.

Vardy y Kane Inglaterra

Los delanteros Vardy y Kane son las nuevas estrellas ‘pross’

Atrás, Hodgson ha disipado las dudas de la portería en favor del ahora lesionado Joe Hart, tampoco hay mucho más de dónde tirar. Lo seguro es que la revelación defensiva de la temporada, John Stones (suena para el Barça), será uno de los dos centrales. Cahill, el spur Rose y Clyne suenan para completar la línea. Los dos mediocentros deben ser Jordan Henderson, lo más parecido a Gerrard que han dado las islas, y el elegante Jack Wilshere.

Sin olvidar al todocampista Ross Barkley y un descubrimiento, Eric Dier. Por delante, tiene dos opciones: jugar con dos interiores y dos delanteros centro o tres mediapuntas y un delantero centro. Como creemos en el fútbol (y ahora entenderán por qué), apostaremos por el primer supuesto, que situaría como interiores a Raheem Sterling y a la promesa Dele Alli, amo y señor del mediocampo del Tottenham.

Sí, no habría sitio para el resolutivo Welbeck ni para la experiencia de Theo Walcott o Wayne Rooney. Pero cuando se cruzan los astros y posees la dupla de delanteros más en forma del continente, no aprovechar esta circunstancia sería un sacrilegio. Porque si la Premier League 2015-2016 se puede resumir en dos nombres propios, esos son los de Jamie Vardy y Harry Kane. Leicester y Tottenham, 1º y 2º, revelación y confirmación…

Todos esperan ver a una Inglaterra de toque rematada por estos dos goleadores en racha, aunque Hodgson no esté muy por la labor y suela dejar a Vardy en el banquillo. Al fin y al cabo, no tienen bagaje, como casi nadie en esta selección que a la vista de las últimas citas, no tiene nada que perder pero sí mucho que ganar. No sólo en el campo con resultados sino también en la grada, ganando a ese hooligan que ahora se frota las manos con football.