5 de Mayo de 2009, vuelta de semifinales de Champions en Stamford Bridge. Cuando todo parecía sentenciado, apareció en el minuto 93 el Dios del fútbol encarnado en la figura de Andrés Iniesta