Terminó la segunda jornada de la Champions League y lo hizo entre otras cosas con un PSG que baila al son de una tripleta que ya mete miedo en Europa ante un Bayern lejos de aquellos teutones que parecían inexpugnables años atrás. En cuanto a los equipos españoles el Madrid aprovechó la esquizofrenia de un Dortmund sin Weigl, el Sevilla se hace fuerte en casa con un Correa en modo Maradoniano, el Barsa a lo Mourinho (efectividad a costa del aburrimiento) y un Atlético que se vio superado por un auténtico equipazo.

De toda la jornada de Champions me llamó la atención la calidad de MBappé. Son muchos los seguidores de Madrid y Barcelona que empiezan a darse cuenta de que él era el fichaje. Si encima cuenta con un Neymar inspirado y un Cavani matador el resultado solo puede ser el de ayer. Cierto que el Bayern tuvo ocasiones para marcar algún gol pero el problema del equipo alemán está en el vestuario. Es una auténtica jaula de grillos, como dejó claro Robben, y ante eso poco se puede hacer.

El otro partido más esperado de la jornada era el Atlético – Chelsea, los cuales demostraron que a día de hoy (veremos a partir de enero cuando lleguen Vitolo y Diego Costa) están en niveles diferentes. Por encima de un equipo donde destaca el mediocampo con un Cesc en su mejor momento y un Kanté (30 millones) que vale por tres, a mi personalmente el que me parece un jugador de otro planeta es Eden Hazard. Puro derroche de clase, regate y visión de juego. Esos jugadores estaban antes en Can Barsa.

Mathieu lucha por un balón con Suárez en Champions League

La Champions League siempre motiva, y con Mathieu anoche no fue una excepción

Un Barsa que sacó el partido sin brillo pero de manera solvente. Es cierto que el Sporting de Lisboa, un equipo muy ordenado, no inquietó mucho pero del Barsa se presupone el control del juego pero se espera más peligro. El experimento de cuatro medios es una opción a explorar. En mi opinión se trata de la opción que más talento junta en la zona de creación, clave de los éxitos de antaño. No será lo mismo (quizás nunca lo será) pero merece la pena intentarlo.

En definitiva, nos encontramos ante una Champions League donde varios equipos muestran sus cartas para alzarse con el cetro europeo. No obstante, estamos en septiembre y la hora de la verdad vendrá a partir de febrero.

Sobre El Autor

Fundador y Director

Nací en Murcia y crecí viendo al Barcelona de los Romário, Laudrup y Stoichkov. El fútbol de posesión y la figura del 4 son las claves.

Artículos Relacionados