Arrancan hoy los cuartos de final de la Champions League con los partidos de ida de las dos primeras eliminatorias. Entre los cuatro cruces existen emparejamientos más y menos igualados, pero la magia y la emoción que rodea a la máxima competición continental de clubes hace que nadie pueda confiarse. Cualquier equipo que haya conseguido llegar a estas alturas del torneo debe tener buenos argumentos para complicar la vida de quienquiera que le haya correspondido como rival. No en vano, son los ocho elegidos para la gloria.

Valga este breve repaso de las cuatro eliminatorias como advertencia de lo que se nos viene encima en las próximas dos semanas. Puro aluvión de emocionante fútbol a cara o cruz.

F.C. BARCELONA – ATLÉTICO DE MADRID

Sin duda, la eliminatoria estrella desde el punto de vista del fútbol español. Reedición de los cuartos de final de hace dos temporadas, en los que el Atlético de Madrid, a la sazón campeón de Liga y finalista de Champions en ese curso, eliminó al Barça de un desnortado Tata Martino. En esta ocasión, los equipos llegan con perspectivas diferentes.

Si no contamos con los acontecimientos de este fin de semana, los culés llegan con paso firme en las tres competiciones, con el aval del triplete del pasado curso y con una línea de ataque que se asemeja imparable. Además, aunque Luis Enrique sabe que en los enfrentamientos contra los colchoneros toca sufrir, tiene una hoja de servicios intachable en estos duelos: seis victorias de seis partidos en las dos últimas campañas frente a los del Cholo. Eso sí, está por ver como afecta el Clásico a la confianza blaugrana. El Real Madrid le ganó con un Zidane muy simeonizado, que le esperó en campo propio, se hizo fuerte defensivamente, y trató de salir a la contra. Hoy se va a encontrar con una receta parecida.

Por su parte, el Atlético de Madrid llega con una temporada en la que combina luces y sombras. Estar en cuartos de final de Champions y segundos en la Liga cubre las perspectivas rojiblancas, todo se está consiguiendo basándose en la fortaleza defensiva aunque con alto desgaste por la falta de gol. Además, el extraño acuerdo entre sus centrales para lesionarse justo antes de la visita al Camp Nou tensó a la parroquia de la orilla del Manzanares. Pero este fin de semana se lograron cinco goles al Betis, el ídolo Torres cabalga de nuevo y el francés Griezmann marca casi sin querer, las amplias praderas del campo barcelonista parecen propicias para soltar a los galgos y la vuelta de Godín reconstruye la retaguardia. Además, en el último partido de Liga entre ambos, con dos jugadores menos, se plantó cara y se pudo incluso empatar. Así que, en el vestuario rojiblanco se ha proclamado el estado de “¿y por qué no?”.

Griezmann celebra gol

Se trata de una de las eliminatorias más o menos igualadas que ha deparado el sorteo, aunque el favoritismo, aun a pesar del tropiezo del sábado, es barcelonista, tampoco a nadie le extrañaría demasiado que el Atlético repitiera clasificación como hace un par de temporadas. Dependerá en gran parte de que la MSN haya superado el jet lag con el que saltaron al campo en el Clásico y de que el Atlético consiga que no romperse en la ida y llevar al Calderón algún gol conseguido en campo contrario. Personalmente, como me gusta mojarme aunque suela equivocarme, veo una proporción de 80% – 20% a favor de la victoria del F.C. Barcelona en la eliminatoria.

BAYERN MUNICH – BENFICA

Tras el tremendo susto de la eliminatoria ante la Juventus, el Bayern Munich ha encontrado en cuartos un rival de los considerados más flojos. Eso sí, el Benfica ha llegado hasta aquí sin hacer demasiado ruido y, alcanzado este punto, tiene muy poco que perder y mucho que ganar.

No debe confiarse el Bayern por el recuerdo de la difícil eliminatoria que acaban de superar. Además, retornarán a Portugal, donde la pasada temporada estuvieron cerca de caer ante el Oporto. A pesar de las sempiternas bajas que siempre acumulan los bávaros (como Robben, Boateng o Badstuber), y de que hombres como Benatia o Coman han entrado en la convocatoria con reservas por su estado físico, tienen poderío sobrado para poder dejar sentenciada la eliminatoria en la ida. Parece probable que Guardiola cuente con Alaba y el recuperado Javi Martínez como centrales y deje en el banco a Xabi Alonso para dar entrada a la dupla Vidal – Thiago en la medular.

Para el Benfica, salir vivo del Allianz Arena podría ser suficiente. Pero por si acaso, Rui Vitoria cuenta con armas que, a la contra, puedan sacar rentabilidad. Con el ex de Atlético y Deportivo Pizzi y el talentoso argentino Gaitán en bandas trataran de surtir balones a un veteranísimo en una segunda juventud: el exvalencianista Jonas, que se ha destapado como potentado goleador. En su apoyo para la llegada, la última esperanza joven del fútbol portugués: Renato Sánches, al que ya se rifan los principales clubes europeos y querrá aprovechar el escaparate que se le presenta hoy.

Claramente favorito me parece el Bayern, aunque a expensas de que un despiste alemán no dé vida a los portugueses, ya que tienen argumentos de sobra para marcar… pero el problema está en saber si aguantarán con lo que tienen atrás. En porcentajes, los de Guardiola son favoritos, en mi opinión, por un 90% – 10%.

Thiago Alcántara celebra gol Bayer

WOLFSBURG – REAL MADRID

Los alemanes esta vez no dan miedo en la Casa Blanca, donde ya quedaron exorcizados en las recientes visitas. Esta es una de las eliminatorias, a priori, más desiguales. Además, la vuelta en el Bernabéu da una oportunidad a los blancos de corregir cualquier error que comentan mañana en el feudo de la Volkswagen.

El Wolfsburg es uno de esos equipos europeos con más calidad en sus filas que nombre para el gran público, pero aun así saben que son víctimas propiciatorias en esta eliminatoria. Jugadores destacados en cada línea son el portero internacional suizo Benaglio, un gran lateral izquierdo, también suizo (y que incluso suena para el Real Madrid) como es Ricardo Rodríguez, un central conocido de su paso por Munich y la selección carioca, Dante, o mediocentros como el ex-atlético Guilavogui o el también brasileño Luiz Gustavo. Sin embargo es cara al ataque donde vienen los nombres más destacados. El extremo que dio el pase de gol a Gotze en la final del Mundial, Schurrle, es un futbolista amenazante, pero el gran talento del equipo es el mediapunta Draxler, ex del Schalke fichado tras la salida de De Bruyne al City, que crece y madura cada año (tiene solo 22). Sin dejar de lado a sus buenos delanteros, el holandés Bas Dost y el díscolo danés Bendtner.

Pero enfrente estará nada menos que el Real Madrid, que ha logrado un doble empujón en la búsqueda de su decimoprimer entorchado europeo. Por un lado, un sorteo que le ha deparado la perita en dulce, por otro lado, una meritoria victoria en el Camp Nou. No obstante, ante el Wolfsburg no podrá esperar como ante el Barça, tendrá que asumir el rol contrario, llevar la iniciativa y tener cuidado de las contras alemanas. Su calidad fuera de toda duda, su letalidad de cara a puerta contraria y el hecho de acudir con todos los jugadores, excepto Varane, en perfectas condiciones les hace claramente favoritos. Además, si todo ello falla, esta Keylor Navas.

Seguramente es la eliminatoria más decantada de las cuatro a priori. Solo un descalabro en el partido de ida negaría la clasificación a los blancos. En porcentajes, opino que hablamos de un 95% de favoritismo para los chicos de Zidane.

PARIS SAINT GERMAIN – MANCHESTER CITY

Duelo entre los dos equipos más flamantes de entre los nuevos ricos del fútbol europeo. Seguramente el más igualado y (a priori) espectacular de los cuatro duelos de cuartos se decidirá en la vuelta, en Inglaterra.

Thiago Silva lucha balón

Llega el Paris Saint – Germain con el título debajo del brazo y acreditando galones tras la solvente eliminación del Chelsea en octavos. Con Ibrahimovic al frente y todo un elenco de estrellas a su alrededor, los parisinos tienen la oportunidad de alcanzar las semifinales y asentarse en la élite europea, dando el salto de calidad necesario. No obstante, los problemas físicos de Verratti, Di Maria o Pastore pueden ser un impedimento, aunque la amplitud de buenos jugadores en su plantilla deberían evitar que esto fuera determinante.

Para el City era obsesión alcanzar una ronda avanzada de Champions. Presumiblemente no contarán con Touré, Hart, Kompany, Sterling ni Delph, por lo que sus bajas pueden ser más decisivas que las del PSG. La ilusión de los de Pellegrini, en su último año, por ser tomados en serio en Europa y el hecho de jugar la vuelta en casa, son sus mejores bazas, sin olvidarnos del factor Kun Agüero.

Para mi, el PSG es favorito por un 65% – 35%, ya que la irregularidad del City no hace que se pueda confiar demasiado en este equipo. Aunque, ojo, la falta de necesidad de elevar el nivel competición que tiene el PSG en su débil Liga supone un riesgo a la hora de acelerar en partidos importantes.

Nos quedan dos semanas por delante para dirimir quienes alcanzan las semifinales de Champions League, vibraremos, viviremos sorpresas y disfrutaremos con estos ocho elegidos.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.