Ayer me sorprendió la noticia del adiós como futbolista de Imanol Agirretxe. El delantero guipuzcoano de la Real Sociedad de San Sebastián ha decidido poner punto y final a su carrera como profesional tras una nueva lesión en su tobillo izquierdo. Me da mucha pena que un jugador tenga retirarse prematuramente, pero él, según ha declarado, se marcha feliz.

El pasado lunes 20 puse de protagonista de la jornada a Santi Cazorla por haber superado meses y meses de lesiones y recaídas. En este caso, Agirretxe ha decidido no seguir sufriendo. Para nada voy a criticar la decisión del ariete vasco. Ni mucho menos. Lo primero y lo más importante en esta vida es la salud y la felicidad de las personas, y si para él seguir con este calvario de lesiones es inaguantable, la decisión tomada me parece acertada.

Es muy valiente y honesto por su parte hacer lo que ha hecho. Otro podría haber seguido intentando recuperarse a sabiendas de que iba a ser imposible hacerlo del todo y rendir a plenitud. Intuyo que los motivos de Imanol han sido esos. Un jugador que lo ha dado todo por el club de sus amores, camiseta que ha defendido en exclusividad durante su carrera. En esta vida hay que saber irse de los sitios y esta despedida es una buena muestra.

Agirretxe dispara Keylor Navas

Momento previo al choque entre Agirretxe y Navas

Pero es inevitable sentir pena y coraje porque se va un delantero de los que me gustan: un rematador puro, potente en el juego aéreo y que jamás baja los brazos. La lesión, producida tras un choque con Keylor Navas el 30 de diciembre de 2015, le llegó cuando Agirretxe estaba dando sus mejores partidos con el club donostiarra. Sonaba incluso para la Selección española, y sus números con la Real Sociedad eran magníficos: 12 goles en 16 partidos de Liga. Por cierto, aunque él ha estado elegante y no ha querido polemizar con el portero costarricense, yo si he de decir que me parece lamentable que el guardameta del Real Madrid no haya llamado a Imanol ni una sola vez para interesarse por su estado.

Desde ese fatídico día solo volvió a disputar 12 partidos en Primera y 2 de Europa League en dos temporadas y media, anotando un solo gol. Desde su debut en mayo de 2005 en el primer equipo txuri-urdin, Agirretxe ha vestido la camiseta blanquiazul en 380 partidos entre todas las competiciones disputadas con su club, logrando anotar 107 goles. Mucha suerte en tu nueva etapa y gracias por los años de buen fútbol.