Podría escribir sobre el mal partido del Real Madrid en Turín en el que, a pesar de perder, lo mejor para los blancos fue el resultado. Podría escribir de la enésima exhibición de Messi para que el F. C. Barcelona plante pie y medio en la final de Berlín, igual que los tiene el Sevilla en la de Varsovia. Pero no, voy a escribir sobre la convocatoria de huelga del fútbol español para el fin de semana del 16 y 17 de mayo.

Los estamentos que dirigen y mal gobiernan el fútbol en España huelen a podrido desde hace mucho tiempo. En torno a este bendito deporte hay un negocio multimillonario montado que genera muchísimos intereses y conflictos. Es todo tan enrevesado y complicado que tratar de explicarlo es un ardua tarea. Simplificándolo mucho, lo que ocurre a día de hoy es una guerra entre la RFEF y la LFP, que cuentan con sus detractores y partidarios. El CSD apoya a Tebas y la AFE a Villar.

Hace pocos días el Consejo de Ministros aprobó un Decreto Ley para regular el reparto de los derechos televisivos del fútbol español. Como Villar no está de acuerdo, con la complicidad del sindicato de futbolistas que preside Luis Rubiales, ha convocado una huelga que paralizará todo el fútbol en España. La excusa que ponen los futbolistas es que, a parte de no estar de acuerdo con el Decreto del Gobierno, están disconformes con el dinero que tienen que pagar de impuestos. Poderoso caballero don dinero.

Partiendo de la base de que todo el mundo tiene derecho a reclamar mejores condiciones laborarles, contractuales y de pago de impuestos, creo que en este caso la protesta es indignante, inmoral y nauseabunda. Yo le cambio, con los ojos cerrados y sin dudar ni un solo segundo, a cualquier futbolista de Primera o Segunda División mis 900 euros al mes por su sueldo y por su complicada presión fiscal. Con la que está cayendo en este país, con la cantidad de millones de personas sin trabajo, con una precariedad laboral alarmante, que vengan los futbolistas a quejarse es una vergüenza y un despropósito.

Y sin tan claro tienen sus reivindicaciones y son tan fuertes y robustos los motivos que les han llevado a convocar esta huelga, bien harían los jugadores del Real Madrid, F.C. Barcelona y Sevilla F.C. en no presentarse a los partidos de vuelta de la Champions y la Europa League. Demuestren que están en una situación límite y que es insostenible vuestra vida laboral. Háganle ver a todo el mundo que son unos esclavos y que están hartos. Tengan los bemoles suficientes para hacerlo. Qué cantidad de golfos y sinvergüenzas.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.